jueves, 29 de noviembre de 2012

George sincerely

McCartney quería componer algo con Harrison, pero nunca encontraron el momento. No renunció a la idea, ni siquiera tras la muerte de este. Un día se despertó y se sintió Harrison. Compuso esto. La prensa, que no entiende nada, se cachondeó del asunto, pero es uno de los momentos más emotivos de esta larga y tortuosa historia de amor.



3 comentarios:

Gharghi dijo...

Harrison con matiz MCarney. Nunca deja de ser del todo el mismo, pero capta el espíritu. Al menos yo lo siento así.

Al59 dijo...

Harrison metabolizado por McCartney, sí. García Calvo aconsejaba comernos a los muertos, hacerlos nuestros. McCa y Gilmour son dos maestros en estas artes necronómicas.

Gharghi dijo...

Lo de Gilmour y Barrert va a tener que ejemplarizarlo.