miércoles, 3 de septiembre de 2008

OK Computer


Cortázar nos explicó el proceso. Con el tiempo, no sólo percibimos menos, sino que procesamos con mayor pereza lo que llega hasta nosotros. Todo nos suena a ya oído (no me fío de ti, ya oí / eso en algún lugar y no / te lo has aprendido bien). El desencanto nos arroja lejos de todo cuanto (también en nosotros) pudo alguna vez merecer la pena. Un punto más allá (disonancia cognitiva) nos espera el disfraz de la zorra vegana y sus uvas: resignarnos a nuestra enanez y renunciar, por si acaso, a dar saltos.

En mi caso, la tendencia a hallar insulsa la música pop posterior a 1975 no es, principalmente, nostalgia de la adolescencia (tenía 5 años cuando palmó el atiplado, y gran parte de la música que amo se publicó antes de mi nacimiento). No obstante, sí fue en los primeros 80 cuanto mi gusto se decantó contra el punk, el tecno y la nueva ola, y favor de todo cuanto sonara lisérgico y pagano. Sigo fiel a esa opción, pero, con la advertencia de don Julio muy presente, no he retirado la antena: muy de vez en cuando, encuentro canciones que no juegan al revival de los 60-70 y logran, sin embargo o por eso mismo, emocionarme.

La lista es breve, pero sigue abierta. Hay sitio para los 80 (The Cure, Radio Futura, diez canciones de Nacha Pop y Los Secretos; algunas hojas del árbol de Joshua) y los 90-00 (Nirvana, Beck, Radiohead, Los Planetas, Los Piratas, Sigur Ros, una muestra de Le Mans y La Buena Vida).

A Radiohead, en especial, he tardado en acercarme. Sólo ahora me adentro en OK Computer (que me llega combinado, en modo random, con la Orquesta de las Nubes de Suso Saiz; funciona). Hay algo de los Beatles aquí («Sexy Sadie» avanza, subrepticia, por «Karma Police»), aromas también de Pink Floyd (alta fidelidad: relojería y aire acondicionado) y King Crimson (esas melodías en letra gótica), pero todo tan trascendido y recolocado como pueda estar la música de los 40 y 50 en Sgt. Pepper's. Radiohead no se prueba ropa usada: partiendo del angst nirvanero, su música alcanza una complejidad similar al rock progresivo, pero cristaliza en un paisaje totalmente distinto. Su épica es despojada, fría: la sentimentalidad, que está, tiene un tono autoparódico, fatalista y un punto gay (quizá a lo que más recuerda OK Computer es a la enorme IA, de Spielberg-Kubrick; las fechas, grosso modo, coinciden).

Dicen que lo que sigue (Kid A) es mejor aún, y en lo anterior hay más de una joya, como «Creep». Veremos.


6 comentarios:

Joselu dijo...

Coincidimos en líneas generales en gustos musicales. Yo desperté a finales de los sesenta y comienzos de los setenta a los sonidos de la década anterior. Luego fueron los ochenta y los grupos que citas los que me engancharon. Tuve en un amigo, Chema, mi gran mentor en noches de música en los más variados antros de Barcelona, en especial Zeleste. Un cordial saludo.

Al59 dijo...

Por cierto: la parte central de Paranoid Android (From a great height) me recordaba algo. ¿Adivinan el qué?

montevideana dijo...

A veces me vienen como amores musicales a primera vista, me pasó también con esta canción lituana ¿?! cuyo enlace copio.
Gracias Alejandrino.

http://es.youtube.com/watch?v=GaYCh2s8Goc&feature=related

xabipop dijo...

Hola Al,

Desde pequeño comencé a descubrir música a través de mi hermano mayor. Él poseía una colección de vinilo de lo más heterogénea, donde los Beatles cobraban un peso importante, pero a la vez otros sonidos bastante más duros... Por supuesto, como yo era pequeño y el equipo de música era una pieza de gran valor por aquel entonces, no gozaba del permiso para acercarme a su tesoro. Debía conformarme con mis cassettes. Ya sabes, las historias entre hermanos pequeños y mayores (ahora le grabo yo los discos a él).

Aún así ese primer contacto, junto con mis escarceos más punkarras de mi época más juvenil, gestó en mi una complicada y multidisciplinar amalgama de gustos.

Al de años descubrí todo lo que se escondía tras el telón de los Beatles y caí rendido ante los sixties. Y a la vez compagine la época dorada con lo que vino después.

Mi tema favorito de Radiohead siempre fue "Creep", creo que posee lo que tiene que poseer una canción pop (o Rock, como se quiera llamar). Reconozco que es un grupo que se me ha atragantado cada vez más, disco a disco. Y con "OK Computer" no pude desde el principio, pero con el tiempo he ido picando cositas.

Son dos los temas repescados últimamente, uno curiosamente es este "Paranoid Android". La atmósfera (musical) de esta canción me resulta profundamente desasosegante y encima el video es magnífico, maridando perfectamente.

El segundo es "Knives Out", del disco "Amnesiac", el resultado se repite satisfactoriamente:

http://www.youtube.com/watch?v=8vgMYcMROcc&feature=related

(No sé incluir links directos a la página en un comentario)


Buenas Noches.

Al59 dijo...

Linda la canción lituana, Vero. Curiosamente, una amiga mía ha estado de vacaciones en Lituania y me ha traído un disco de música tradicional de allí. A ver si lo escucho y subo algo (si mola).

Al59 dijo...

Xabipop: tremenda Knives Out y el vídeo. Me trae ecos de la peli de Gondry, Olvídate de mí). Por cierto: ¿cómo crees tú que hubiera quedado la canción de esa película (la versión del clásico de The Korgis) si en vez de a Beck se la dan a Radiohead?