jueves, 25 de septiembre de 2008

Viejo mundo


Va por Talín:
Omar Khayyam meets Camarón de la Isla.

Viejo mundo,
el caballo blanco y negro
del día y de la noche
atraviesa al galope
este triste palacio
donde cien príncipes soñaron con la gloria,
donde cien reyes soñaron con el amor
y se despertaron llorando.

Poquito de pan,
poquito de agua fresca,
la sombra de un árbol y tus ojos:
no hay sultán más feliz que yo
ni mendigo más probe.

Y el mundo, un grano de polvo en el espacio,
la ciencia de los hombres, palabras;
los pueblos,los animales
y las flores de los siete climas
son sombras de la mañana

Quiero al amante que gime de felicidad
y desprecio al hipócrita que reza una plegaria.



4 comentarios:

Aaoiue dijo...

A ti te lo puedo decir: una vez vi una pintada en un barrio obrero de Barcelona. Se leía: CON EL DINERO DE LAS ARMAS RESUCITAR A CAMARÓN.

Al59 dijo...

Así me gusta. Como decía Anguita, programa, programa, programa.

Juan Poz dijo...

¡Qué grande Camarón! Aún lo tengo presente, como un príncipe rubio, delgado como un junco, en lo alto del escenario y con toda la gitanería hermosa de Barcelona a sus pies. Trajeado de alpaca con rayas, la chaqueta cruzada y el nudo pequeño. Payos éramos dos o tres, y el pellizco del duende de aquel cantaor se te metía por los adentros y te desgarraba. Corría el año 77 tal vez. La ciudad, Barcelona. El teatro, en el Paralelo.

Al59 dijo...

Y tan grande. Ahora que todos hacen como él, no hay sucesor que no le quede chiquísimo.