viernes, 24 de octubre de 2008

El barco ebrio


El mundo eligió a Mikis Theodorakis, y no cabe decir que se equivocara. Sin embargo, hay en las obras de este gran músico un sonsonete griego que bordea (a menudo por el borde de dentro) el tipismo, lo previsible. Manos Hatzidakis es (me parece a mí) un musicazo de calibre similar, pero menos casticista. Me enamoré de esta canción mucho antes de descubrir que era cosa suya (del Lp Athanasía, «Inmortalidad», 1976; canta Manolis Mitsias). Todo aquí es griego (la instrumentación, la atmósfera), pero pertenece también a un universo poético particular (y cosmopolita) nada trillado, donde los buzukis conviven felizmente con la guitarra clásica y el harpa. La letra, de Nikos Gatsos, es un homenaje a mi tocayo (sic) Arturo y su célebre barco borracho:

Arturo Rimbaud,
de noche iré yo
a bordo de tu barco siempre ebrio
bien lejos a abrir
un orbe infernal
que el mundo no podría entender nunca.

Angélicos jazmines,
escorpinas en la mugre
son nuestra heredad
y en las encrucijadas
tenebrosas siempre tú
combates con Satanás.

Arturo Rimbaud,
bien tarde iré yo,
el portal del Edén está cerrado.
El mundo es mitad
de la ira y el mal
y de la mano van los condenados.

Arturo Rimbaud,
me subiré a tu barco siempre ebrio.
Arturo Rimbaud,
a ver qué chispa se salvó y asciende.






5 comentarios:

Josepepe dijo...

Gracias a la frecuentación de este lugar voy mejorando mi comprensión del griego. De la canción de hoy (prístina, por cierto) he entendido claramente los nombres propios (Arzure Rambó y Satanás, si no me equivoco).

Al59 dijo...

Progresa usted adecuadamente, josepepe :). ¡Quién pudiera decir lo mismo!

fmop dijo...

Un homenaje etílico-musical al poeta de las Ardenas.

IsaLeal dijo...

que bonita, AL, gracias! Hace siglos que no la escuchaba, aunque creo qu ela escuhe mas veces en la voz de ana que en original.
besos

Al59 dijo...

Isa: yo también conocí la canción por Ana. Aún recuerdo la cinta. Debía ser ese disco de Hadzidakis, Athanasía, porque también venía la canción homónima (¿qué haces tú, inmortalidad, / sentadita en mi balcón?).