jueves, 9 de octubre de 2008

Un mundo sin LSD


Se propusieron borrar la LSD de la faz de la tierra. Un propósito baldío, como intentar llevarnos de vuelta a un mundo sin Marx ni Freud (en lo que también andan); pero en la superficie, al menos, no les va mal. En parte, porque muchas de las funciones que ejercía este fármaco (señal de identidad de una tribu urbana, agente desinhibidor en las relaciones entre miembros de la misma) han pasado a otras sustancias sintéticas. Muchas, pero entre ellas ninguna de las que sedujeron a intelectuales carentes de criterio ni prestigio como Albert Hofmann, Ernst Jünger o Aldous Huxley, o a terapeutas de probada ineficiencia, como Humphry Osmond. Este documental del canal Historia (tan objetivo y documentado que sólo cabe pensar que algún realizador independiente se lo ha colado a los responsables del canal) explora la conexión canadiense, que para mí, al menos, era casi desconocida. Muchos años antes de que Leary iniciara su peculiar cruzada (sobre cuyas luces y sombras aún no cabe hacer una valoración justa, me parece), durante los 50, Osmond y sus colegas trabajaron con rigor y apertura de miras las posibilidades de la mescalina y la LSD como psicomiméticos y agentes terapeuticos. Algunos de los logros (un 50% de éxitos en la terapia de alcohólicos, por ejemplo) son tan impresionantes que la reacción adversa de la psicoterapia convencional y el moralismo al uso (Alcohólicos Anónimos) se entiende demasiado bien. Los políticos conservadores (de prejuicios y desigualdades) se apuntaron sin vacilación a la demonización del fármaco, al que culparon, con los trazos gruesos de causalidad que les son propios, de la contestación juvenil contra la guerra del Vietnam y otras barbaries subvencionadas con dinero público. Con una mano (la de hierro) el poder procedió a la prohibición (incluso de la experimentación clínica), penando la elaboración, el tráfico, la tenencia y hasta el consumo; con la otra, de seda, más sibilina, se impulsó el componente trivial y autodestructivo de la cultura juvenil, promocionando el uso de la cocaína, la heroína y otros fármacos conformistas. Convertida en moda, de la psicodelia no queda mucho más que un conjunto de clichés banales e inofensivos: disfraces de jipi, pedales de wah-wah y delay y un par de minucias armónicas. Y sin embargo. Dejémoslo ahí. Y sin embargo.


www.Tu.tv

11 comentarios:

Gharghi dijo...

Parecen dos cosas claras. Los gobiernos tratan de impedir el avance de todo aquello que no su`ponga un beneficio económico sustancioso para ellos o las grandes compañías que los patrocinan. Y otra, que si la investigación con LSD hubiera seguido adelante no seguirían siendo necesarios los grupos de alcohólicos anónimos; con graves consecuencias para el auge religioso que promocionan.

Algo mas nebuloso es la posibilidad de que con esa investigación se hubiera encontrado una cura o al menos una autoacepación para los esquizofrénicos. Y quien sabe igual Alfonso seguiría entre nosotros.

Al59 dijo...

Es neblinoso, sí. A este paso, nunca lo sabremos.

Al59 dijo...

Y, sin embargo, algo se está haciendo. Las últimas investigaciones realizadas con LSD indican que la analogía apuntada por Osmond y sus colegas entre los efectos del fármaco y los síntomas de la esquizofrenia, a pesar de haber sido descartada hace tiempo, tiene fundamento:

LSD reveals schizophrenia treatment

From correspondents in Paris

February 25, 2008 07:45am

SCIENTISTS looking at the effects of LSD in the brain have made an unexpected discovery that could lead to improved treatments for schizophrenia, according to a study published today.

While investigating how hallucinogens change brain chemistry, a team of researchers led by Stuart Sealfon at the Mount Sinai School of Medicine in New York noticed that the neural pathways affected, as well as key symptoms, were very similar to those in schizophrenia patients.

Schizophrenics often hear voices, and may believe that other people are reading their minds or controlling their thoughts. These frightening experiences can cause social withdrawal and extreme agitation.

There is no known cure for the chronic disorder, which affects approximately one in 200 people, emerging in men in their late teens and early 20s, and a decade later in women, according to the World Health Organisation.

Created by a Swiss chemist in the late 1930s as a possible treatment for neural and respiratory troubles, lysergic acid diethylamide (LSD) emerged the 1950s and 1960s as a popular recreational drug.

LSD influences the same serotonin receptors that are imbalanced in schizophrenics, and both the drug and the disease result in delusions and hallucinations.

In experiments on mice, Mr Sealfon also found that LSD - in order to produce the effects sought after - must simultaneously act on a receptor regulating glutamate, the principal excitatory neurotransmitter.

"While the LSD is binding to the serotonin part of this complex, it takes glutamate and serotonin together to create the unique changes in the cell that occur with LSD," Mr Sealfon said.

When mice under the influence of LSD were given a second drug targeting only the glutamate receptor, it neutralised the hallucinogenic effect of the LSD, said the study, published in the British journal Nature.

This is significant, said Mr Sealfon, in light of a recent breakthrough treatment for schizophrenia that - unlike any previous drugs - acts only on the glutamate receptors.

A study published last fall on successful clinical trials "was international news because it was the first completely new approach to schizophrenia in decades", he said.

An older class of so-called atypical anti-psychotic drug acts exclusively on serotonin levels, but Mr Sealfon's findings suggest that - like LSD - the abnormal brain chemistry in schizophrenics may require medicines that regulate both at once.

Autopsies of schizophrenic patients who had been treated with any of the atypical anti-psychotic medications show normal serotonin levels, but low glutamate, he said.

"This could lead to identifying new kinds of drugs to treat schizophrenia that act on this serotonin-glutamate complex," said Mr Sealfon, adding that his research was not originally designed to investigate the disease.

His study also helps settle a decades-long debate, providing further evidence that LSD does, in fact, mirror the symptoms and chemical activity found in the brains of schizophrenics.

Al59 dijo...

Por otra parte, la terapia de niños esquizofrénicos con LSD, que empezó a estudiarse en los primeros 60, dio resultados asombrosos antes de ser anulada por razones políticas. De este estudio de Gary Fisher, publicado en 1997, copio sólo la parte final, que es emocionante y desoladora:

The Work Ends

Our work was cut short by the political climate that developed after LSD hit the streets. Our project was closed down very quickly in mid 1963 and the staff associated with the project soon left. The abandonment of these children was an extremely painful experience for all of us. We were very surprised and touched with how supportive and acccepting the children were of our departure when we said our good-byes. A follow-up was attempted ten years later but proved to be futile. The administration of the hospital was extremely agitated that the media would learn that LSD therapy was done there in the early sixties, as in the early seventies the political landscape around LSD was still very volatile.

To separate out the contribution of the drugs from our intense, devoted and caring commitment to these children was not an issue with which we struggled, although it was an issue often raised by other professionals. The author had worked for over four years with psychotic children in these same settings without drugs with very minimal success. The psychiatric technicians on staff had worked with these same children for many years, again without any significant results. It is only through personal experience with these compounds does one appreciate the potential they offer. However, a strong cautionary word is offered. These materials are so potent that a person interested in using them must have very clear his intention and needs to have guides attend him who are experienced travelers in the realms of consciousness that are unfolded and revealed. We used to say that the most important ingredient in LSD was the person taking it. The second most important ingredient is the guide who sits with that person.

One issue that is generally not addressed in the literature is the vulnerability the psychedelic therapist feels which is inherent in this work. Often included in the expanded state of awareness achieved by the drug-taker is intimate knowledge of the therapist and his state of grace - or lack thereof. The therapist cannot hide from being "seen." Experienced therapists know this well (and hence the emergence of counter-transference) and one's vulnerability is total when sitting with a psychedelic voyager. We had not anticipated this phenomenon to occur with these children as they all appeared to be so disturbed and out of contact with "reality." We were amazed when, in sessions, they would tease us by mimicking us, sorely hitting our most vulnerable and protected spots. Happily, this was done with compassion, humor and acceptance, but nevertheless we got the message. Our humanity and humility were often tested and we were stunned by the children's perceptiveness and their ability to embrace us in our shame - we had so much and they had so little.

Joselu dijo...

Impresionante el reportaje de la televisión canadiense. Hace pensar que fue funesta la prohibición de experimentación controlada de LSD, Mescalina... Abría puertas que han quedado de momento cerradas. Sin embargo, me produce vértigo la comercialización clandestina de sucedáneos adulterados de LSD como droga de consumo para obtener experiencias psicodélicas. Veo una sustancia muy preciosa para que caiga en manos de traficantes. Sólo he tenido en Sumatra una experiencia con hongos alucinógenos y guardo una impresión viva de lo que allí viví. No creo que a estas alturas de mi vida me atreviera a ingerir LSD o mescalina, pero sí que creo que ha sido muy perjudicial su prohibición como terapia en los casos de esquizofrenia o alcoholismo. Timoty Leary creo que hizo un flaco favor a la causa con su idea de universalización de la sustancia y de los "viajes". Sin duda ha merecido la pena ver el reportaje y cabría seguir hablando.

Al59 dijo...

Muy interesante, Joselu. Creo que nadie que conozca de primera mano los efectos de este tipo de fármacos aconsejará su consumo fuera de un entorno apropiado, ni a personas con problemas psíquicos declarados o incipientes. El caso de Leary es complejo: si lo vemos desde la perspectiva de los investigadores más 'académicos' que vieron interrumpidas su actividad como efecto secundario de la campaña de Leary, es normal que aparezca como un irresponsable. Sin embargo, el verano del Amor y la Contracultura de los 60/70 no habrían volado tan alto si Leary, Kesey y otros no hubieran animado a consumir LSD a artistas y otras personas inquietas que no se consideraban mentalmente enfermas (y que, por tanto, nunca la habrían probado en un entorno hospitalario). Las palabras de Leary en el documental, comparando la LSD con el fuego, me parecen acertadas: es una locura jugar con fuego, pero tampoco procede prohibir por eso el uso de cerillas, ni despacharlas únicamente con receta.

Joselu dijo...

He leído un par de libros de un psiquiatra checo llamado Stanislav Grof que experimentó en Praga con pacientes el LSD. Él lo ingirió experimentalmente combinado con luces estroboscópicas de un caleidoscopio, y se dio cuenta que detrás de aquello había algo más que un juego de luces y paranoias. Permitía una exploración del incosciente y la afloración de estados no ordinarios de conciencia. Las puertas de la percepción. Sin embargo, él relacionó aquellas imágenes que se producían en la mente con el acceso a estados espirituales de conciencia e incluso a la mística, observaciones que en la Checoslovaquia comunista no eran muy oportunas. Se trasladó a Estados Unidos y fue admitido como psiquiatra residente en el hospital John Hopkins de Baltimore. Trabajó con Richard Yensen, pero sus observaciones sobre acceso a estados espirituales de conciencia tras la ingestión de LSD no fueron bien recibidas. De allí surgió la llamada psicología transpersonal que se refiere a experiencias que van más allá de la propia biografía personal. Durante algún tiempo me he interesado por este tipo de psicología, pero algunas de sus conclusiones (como el acceso a vidas pasadas)me parecen delirantes. No obstante fue otra de las direcciones que tomó la experimentación con LSD.
Una duda que me ha quedado es la de por qué ha desaparecido totalmente el consumo de LSD. La razón no puede ser por que esté prohibido. Todas las drogas lo están y, sin embargo, llegan al consumidor occidental. ¿Qué tiene de peligroso esta droga psicodélica que ha sido desechada de nuestros modernos modos de vida a pesar del prestigio con que contó? ¿Qué es una droga revolucionaria frente a otras más conformistas como la cocaína, la heroína, el éxtasis, el crack? ¿Pero por qué ha desaparecido totalmente?

Al59 dijo...

De hecho, no ha desaparecido totalmente, aunque hubo un par de hechos concretos que hicieron descender drásticamente la oferta y con ella el consumo (la detención de dos químicos estadounidenses, que fabricaban ellos solos casi todo el ácido del país, y la muerte de Jerry García y consiguiente desbandada de Grateful Dead, cuyas giras movilizaban la producción de LSD). De todas formas, tampoco hay que ser feticihista con esta sustancia: hay otras, como los hongos psilocibios o la mescalina, que llevan al mismo estado de conciencia, o a estados similares, cuyo mercado, aunque no sea mayoritario, no parece peligrar. (Y, en fin, todos pasamos cada noche por un estado alterado de conciencia, tan radical como la experiencia psicodélica: el sueño.)

Al59 dijo...

(En cuanto a las conclusiones de Grof, a mí también me parecen delirantes. Supongo que a los creyentes en la reencarnación les parecerá, en cambio, atinadas.)

Joselu dijo...

Sin embargo, en otra época me hubiera gustado experimentar las puertas de la percepción de forma controlada. Leí el libro de Huxley en Estados Unidos mientras trabajaba de temporero en la industria del salmón. ¡Qué ansia de percibir la realidad como los grandes artistas y en algún sentido como los esquizofrénicos pero estos no pueden controlar sus cambiantes estados y ello es dramático! Nos queda el sueño como experiencia de transrealidad. Como bien dices, el libro de Grof, que leí con un título bien sugerente La tormentosa búsqueda del ser era intragable. Suponía que una depresión era un estado de estallido de nuestras fuerzas espirituales que pugnaban por salir fuera, y ello para conectarse con vidas pasadas y experiencias del nacimiento. Vi que no tenía un agarradero sólido y lamenté que aquel psiquiatra que había experimentado con cientos de pacientes en Checoslovaquia el LSD llegara a conclusiones tan pueriles.

Al59 dijo...

Joselu: Aristóteles ya nos advertió que en Eleusis no se aprende nada (ninguna doctrina o creencia). Otra cosa es que los que acuden allí salgan reforzados (o no) en las suyas. Está claro que muchos de los que pasaron por la experiencia psicodélica, alcanzando los grados que Grof llama transpersonales, no han vuelto de ella hablando de vidas pasadas (ni siquiera del trauma de nacimiento, central también, según él, en el proceso). Sin embargo, sí hay consenso en que la experiencia está relacionada con lo mismo que ha dado origen a los conceptos de 'sagrado' y 'numinoso'. Eso a lo que aludo puede uno pensar que es sólo un efecto de la saturación química de las neuronas; pero el 'aire de familia' con las experiencias místicas y los arrebatos estéticos es innegable. Personalmente, creo que lo menos tramposo que se puede decir sobre la experiencia psicodélica es que es, en primer lugar, un parque temático cuyo tema eres tú mismo, tus recuerdos y sentimientos; en segundo lugar, un recorrido por tus fronteras con 'otra cosa' y (aún más sorprendente) tus continuidades con ella (descubrirte cáscara o pseudópodo de algo mayor: tu parque es, después de todo, sólo una atracción de la feria). Si a eso segundo se quiere aludir como traspersonalidad, OK; lo que no me parece de recibo es expresarlo en términos que recuerdan a las regresiones hipnóticas o espiritistas a presuntas encarnaciones previas (de hecho, si uno sale, provisional y parcialmente, de su cáscara no creo que sea para meterse en otra previa).