domingo, 6 de mayo de 2012

Amor de madre




Mi madre es una dama de este siglo. Una daga que corta mis ataduras cuando el día ha sido cruel y amargo. Una mano mágica que me levanta a su cálida altura o me hace bajar de las nubes traidoras. Un corazón donde puedo echarme a dormir. La voz que me enseñó a cantar, a rimar, a reír. Te quiero, madre. Inmensamente.