sábado, 10 de diciembre de 2005

All along the watchtower


Por algún sitio debe quedar una salida.
­¡Es todo tan confuso!—ladró el bufón, mohíno—.
Los hombres de negocios apuran nuestro vino
y agostan nuestra tierra con avidez suicida.

—Son muchos los que piensan que todo en esta vida
hay que tomarlo a broma —bufó el ladrón, ladino—.
Tú y yo estamos de vuelta; no es ése nuestro sino.
Nos urge hablar en serio. La hora va cumplida.

Por toda la atalaya, estricta vigilancia
de príncipes. Bullicio. Descalzas van y vienen
mujeres, pajes, sombras que apenas se detienen.

Se oye gruñir un gato montés en la distancia.
Dos hombres a caballo se acercan al lugar.
Silencio en las almenas. El viento empieza a aullar.


(Devocionario Pop)

7 comentarios:

Melò Cucurbitaciet dijo...

Todo, todo... ¡hombre! tampoco hay que exagerar, siempre hay alguna almendra amarga a la que hincar el diente.

Nos veremos, "mostruo".

me pone charo zarzalejos dijo...

Hola, me ha gustado. Jeje, no puede ocultar tú ideología, pero me ha gustado. Un saludo.

Al59 dijo...

Bella estampa, Melò. Gracias a ambos. Para que no haya duda sobre la culpa de cada cual, añadiré un enlace al texto de Dylan.

Anónimo dijo...

Bueno, estar trabajando a estas horas tiene sus recompensas. A ver dónde nos lleva esta bitácora.
Los libros de bitácora tradicionales tienen algo de esto, trabajo y sorpresa. Gente que escribe en ellos, me imagino, es todo lo que queda.

Besos

Hobbes

Anónimo dijo...

Muy bien, Alejandro. Sigue así. Estábamos intentando solucionar lo del Tamagochi y nos hemos encontrado esto.

Enrique y Pablo.

Al59 dijo...

Hombre, hombre, compañeros. Salud y suerte, que para salir del paso vamos a necesitarla.

Aniat dijo...

Una bella traducción de un gran tema de enorme Bob, y que fue versionado por el gigantesco Jimi...