martes, 4 de diciembre de 2007

Un cadáver del mar


Así, sí. Es lo que uno piensa cuando abre por cualquier página esta traducción en verso castellano de Teognis de Mégara, un regalo que hace Juan Manuel Rodríguez Tobal a los que sentimos curiosidad por el viejo poeta griego, y que no debería pasar desapercibido, aunque la editorial que nos lo brinda (la Casa del Traductor, colección Escritos del Moncayo) sea más bien secreta. Como decía Frank Zappa, el mainstream te invade; el underground tienes que salir a buscarlo, o dejar que una mano amiga te lo revele inesperadamente, como moviendo una cortina hasta entonces invisible, de la que surge una voz y dice:

Ni el león come carne cada día,
que con su fuerza y todo
también le coge a él el no hay manera.

*

No hagas de un hombre malo querido camarada,
evítalo mejor lo mismo que un mal puerto.

*

Que a casa me ha llamado un cadáver del mar:
muerto y todo, da gritos desde su boca viva.


2 comentarios:

drix dijo...

Qué sugerente y qué cierto desde tantas interpretaciones de situaciones de la vida, de las relaciones de las personas, empezando por las pateras que surcan algunos mares de un sur tan cercano que parece norte abatido...

"Que a casa me ha llamado un cadáver del mar:
muerto y todo, da gritos desde su boca viva"

¿Es tomado del libro que presentas hoy, Al, o...?

Al59 dijo...

Tomado del libro, sí. Pero en esta traducción suena como si acabaran de tomar forma. Ésa es la maravilla.