domingo, 11 de enero de 2009

Gymnopedie


A ver, mister. En 25 segundos, ¿cómo sonaría una Gimnopedia de Satie compuesta por Ciento Volando y arreglada para carrusel? Pues ea: ¡adelante!




8 comentarios:

Kerigma dijo...

¡Que curioso suena eso! Me recuerdan a los caprichos de Paganini :)

Maestro ahi va eso, otro critica des-construtiva.

http://laveredadeatras.blogspot.com/

Aaoiue dijo...

También suena a Granados, cuando las teclas volaban a uña de caballo. Satie hacía flotar las notas como mónadas.
Feliz experimento el vuestro.

Joselu dijo...

No sé a qué me suena: es enérgico, plástico, dinámico... pero lo que sí que me admira es vuestra aventura artística y musical. La música es una de mis carencias más anheladas.

Anónimo dijo...

Lástima que acabe tan pronto y no tenga una manivela para darle nuevamente tensión para volverla a escuchar y llevármela conmigo de paseo porque suena a caja de música tanto por su ritmo como por sus tonos metálicos (que se asemejan al metal con que se hace)o como sus acordes o su final. Creaste un vértigo metafísico capaz de marear armónicamente a cualquiera alrededor de esa melodía sin tener que montar en el tiovivo. Saludos.

H.B

Al59 dijo...

En realidad, Huga, tal manivela existe: prueba a pinchar el segundo icono que hay debajo de TIME (el pequeñito).

Al59 dijo...

Por cierto: la canción tiene letra.

Fuera del mundo,
el mundo no está.
Dentro del alma,
el alma se va.

Días de ocio
en el País del Yann.
Días de ocio
en el País del Yann...
.

Al59 dijo...

Marta: bien visto lo de Granados. Mi música, en este piano de acero, pide (o incorpora) castañuelas.

Anónimo dijo...

Mnnn..ahora sí. La música tenía un extraño halo de empuje terrorífico hacia algo que no se sabía que era, ahora con la letra ya se verifica esa sospecha que sería esa salida o huída del peso del mundo hacia ese viaje en el carrusel donde desaparece, carrusel perpetuo donde no hay existencia y no hay tiempo, mágico Pais de Yann!

Huga