lunes, 21 de marzo de 2011

Hojas de Twitter caídas

Otro libro no escrito: una tesis sobre los tweets. La hojeo al azar: en esta página, la única visible, el autor examina los precedentes del género y concluye una cosmología: el tweet limita al norte con el titular de prensa, al sur con el chiste, al este con el aforismo y al oeste con la greguería.


No importa lo que creas. Si le echas fe, lograrás desvirtuarlo.

*

Hoy es ayer a punto de enfriarse.


*

Nueva demonología: mi nombre es Ficción, porque no somos nadie.

*

Mundo sublunar: lo que parece, perece. (Soma sema, decían los pitagóricos.)

*

El lirismo bien entendido empieza por el abismo.

*

Sospecha: las cosas que vemos venir van, en realidad, a otra parte.

*

El norte de mi brújula amenaza derretirse.

*

El transgresor vive obsesionado por las lindes. También el aduanero. Si el uno no madruga, el otro lo hace en balde.

*

Bunga bunga (italiano): Ummagumma (pinkfloydés).

*

Un grupo de chicas se desnudan y gritan consignas en una capilla de la Universidad Complutense. Por fin una deriva interesante del cristianismo.

*

La exhibición de atrocidades va ligada al moralismo. El provocador obedece, sin saberlo, a Lutero: si pecas, pecca fortiter.

*

La feminidad mola, pero hay algo milagroso en el desperezarse de una polla: una auténtica teofanía.

*

Siempre sucede lo inesperado. Incluso si parece cumplirse el pronóstico, lo que sucede incluye lo previsto, pero no sólo.

*

Gabriel, muy pequeño: No hay luna. Se la han llevado los pájaros.

5 comentarios:

javi dijo...

Mira que a mi lo de Twitter no me convence en absoluto -su gran tirón de 'venta' han sido 'los famosos', con eso debería bastar para considerarlo sospechoso-, pero igualmente siempre surge algo, alguien que sabe hacer virtud de las limitaciones, o simplemente sabe 'renaturalizar' un género tradicional en un medio completamente nuevo... Me gusta sobre todo el del aduanero...

Un saludo.

ANA BALIÑAS dijo...

Yo creo que, tal como lo presenta esta preciosa selección, lo que demuestra es que la gente escribe poesía (o como queráis llamarlo) de puta madre, cosa que avergüenza a los profesionales. ¡Vive la parole!
PS. Gracias por la selección de "Hojas de Twitter caídas", y tb por los otros regalos. Salud

Al59 dijo...

Flirteo con este medio, pero no estoy muy seguro de que lleguemos a nada. Mola asomarse, por si acaso.

Mil gracias a vosotros, Ana.

Anónimo dijo...

Desde luego la elección de frases, maravillosa!

Alfredo J. Ramos dijo...

Me niego al Twitt (y eso que la tentación es fuerte fuerte) porque tampoco se me daba bien el twist.

De la marea Facebook me curó, no sé si definitivamente, la película La red social (que está bastante bien, y por eso esclarece).

En la frase de Lutero, si la memoria no me falla, había una apostilla de exaltación de la fe: pecca fortiter... sed crede fortius.

Estas hojas caídas se leen con gusto, con su lenguaje fronterizo entre la ocurrencia y el jorgeo (de Jorge... ponga usted el apellido) poético.

En total, una buena cosecha.