lunes, 8 de septiembre de 2014

Grabaciones encontradas (I): Soy el jefe de la tribu



1979, indica la cinta que se utilizó para grabar encima esta maqueta casera.  No en 1979, desde luego, pero tampoco mucho después. Yo era un niño, pero recuerdo la algarada adolescente en algunas de las grabaciones, con las muchachitas punkies, estrellas invitadas, desgañitándose sobre una primitiva caja de ritmos.

Buena parte de las grabaciones son piezas rudimentarias de guitarra, pensadas seguramente para practicar encima (contando con que la velocidad del cassette al grabar o reproducir no alterase la afinación, cosa que pasaba a menudo). Pero hay unas pocas canciones completas, que voy a rescatar en esta entrada y las siguientes.

Las canciones de esos años tienen un sabor peculiar. Se dicen enormes burradas (somos Gabinete Caligari y somos fascistas; simpáticos los nazis; etc.), pero afortunadamente resulta imposible tomárselas en serio. Hay voluntad de espantar a la generación anterior, la de los progres, pero también de celebrar la libertad de expresión dejándose llevar sin ningún reparo por fantasías extremas, al modo de Portero de noche. Es la época de la Movida, pero también de El Víbora y de las primeras películas de Almodóvar.

No creo que se hablara entonces todavía de tribus urbanas, pero el sustrato imaginativo ya estaba ahí. Oigo los tambores sonando en el pueblo vecino; hay tribus ocultas cerca del río...

Paula quiere ir a Senegal. En la primera versión de Charlie y la fábrica de chocolate, Willie Wonka viaja a la selva africana y encuentra allí a los Oompa Loompa. El protagonista de la canción vive una fantasía similar, pero no regresa a Europa: se queda en Angola a disfrutar de su nuevo status: una mezcla de C3PO entre los ewoks, el Hombre Enmascarado y Pablo Escobar. (Homer, años después, hará el mismo viaje, pero a una isla del Pacífico.)

Todavía un poco más de contexto: Todos los negritos pasan hambre y frío, se mofaban Glutamato Yeyé, mientras Battiato hablaba con desdén de la monserga africana. Como también la incorrección política caduca, poco después Radio Futura pondría en su sitio la influencia africana con su Africano por la Gran Vía, y a no tardar mucho Las Hijas del Sol vendrían a hacerse las jefas del cotarro.

Pero esto es 1981 (más o menos). Un año que suena así:



4 comentarios:

Al59 dijo...

La letra (me falla un verso, que no entiendo):

Me he comprado una tribu
de la selva angoleña,
se llama Bunga Bunga
y tengo muchos negros.

Me llevan...
me preparan la comida
y cuando llega la noche
bailan todos para mí.

Soy el jefe de la tribu. (tris)

Ahora soy un dictador,
ya no tengo problemas
porque tengo a mis negros
que trabajan para mí.

Cultivan cocaína
y me han hecho una piscina
y cuando llega la noche
bailan todos para mí.

Soy el jefe de la tribu. (4x)

Gharghi dijo...

Me gusta la entrada, el tema, no tanto.

Alfredo J. Ramos dijo...

La selva, creo entender, es congoleña... Notables y bien contadas rememoroflexiones (si se me permite la papiroflexia...). Abrazos

Al59 dijo...

Un abrazo, Alfredo. Con qué alegría te leo siempre. Y cómo mola ese género que acuñas, que si uno supiera practicar debidamente tendría su modelo en aquello de Jung, 'Recuerdos, sueños, pensamientos'.