sábado, 9 de junio de 2007

En 5/4: Take Five & Light Flight


Pues eso. Me encantan las canciones compuestas en este compás, mezcla del ritmo binario habitual en las canciones pop y el ternario propio de valses y otras danzas. Creo que todos nos destetamos con Mediterráneo, de Serrat, extraordinaria a pesar de la sobreexposición que ha sufrido; pero el riff que abre esta canción parece tomado directamente de Take five (1959), del Dave Brubeck Quartet. Vamos con él.




Diez años después, Pentangle, banda legendaria del folk-rock inglés, grabó esta otra maravilla: Light Flight. En este caso el compás va cambiando, pero el saborcillo del 5/4 marca toda la pieza.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Choca esos 5, Ale, a mí también me emociona el quintuple.

Estaba Mediterráneo, claro, inoculada en vena en aquellos viajes familiares interminables,,, pero a algunos nos estrenaron y curtieron en el compás de marras con substancias más duras! (Conste que me sigue encantando, aunque ya se me pasó el enamorisque preescolar por esa Magdalena Pocahontas...)

Y tampoco te olvides de este otro cinquillo inconfundible que también trae un dejo de Mediterráneo.

(espero no pifiarla con los códigos)

Un abrazo

jollyroger

javi dijo...

Pero qué portada tan bonita... Ay, los vinilos...

Un saludo.

Al59 dijo...

Jolly: la de Jethro la tenía en mente, pero la Historia Sagrada no la conocía. Seductora de veras. Hay algún otro ejemplo de lo más famoso, pero no tiene ese fluir tan peculiar.

Esta de Nick Drake, que no conocía, sigue un camino distinto a todas las ya vistas, realmente encantador.

(Otros Mediterráneos: Blind Faith, Blodwyn Pig.) Un extrañísimo Pete Townshed ochentil y una joya neopsych.)

Al59 dijo...

Llama la atención, Javi, la conexión de la portada entre la pintura a lo Miró y el jazz. La idea de un arte moderno, pero accesible, no necesariamente elitista (ya observaba Savater que sin Mondrian y compañía nos quedaríamos sin diseños de camisetas).

javi dijo...

Sí, es, uf, una cuestión que tiene multitud de derivadas: por un lado uno piensa que el lugar natural donde había de desembocar lo de Mondrian y compañía es, precisamente, el diseño, la decoración, y no hay nada malo en ello; por otro, que el elitismo del arte moderno es, en buena parte, una impostura, comercial, por mejor defender el concepto de obra única -hay cosas de Miro, ya que sale, y en museos, que son pura bazofia autoindulgente, producción-, digo, frente a la posibilidad que permiten las técnicas de reproducción masiva de, por decirlo así, crear directamente obra 'obra popular', a su vez, el mercado es refractario a lo 'demasiado' novedoso, que tiene que crecer en un primer momento y por lo común, fuera del sistema - y no sólo del industrial-cultural sino del propio de las galerías 'de referencia'-, etc...

Yo de Jazz no tengo mucha idea, pero sí que veo que le encaja gráficamente la abstracción en cualquiera de sus variantes no abusivamente geométricas. Creo que Kandinsky decía que la abstracción aproximaba, o debía aproximar, la pintura a la música -fondo forma, todo uno- y, bien, sin excluir nada, tal vez no andase equivocado, no.

Bueno, vaya desbarajuste. Así de claro lo tengo, je...Un saludo.

javi dijo...

(Sobra obra delante de 'obra popular' y falta un punto y coma detrás. Ejem...)

simalme dijo...

Oh, Dave Brubeck y su Take Five, lo estoy escuchando ahora mismo.