domingo, 24 de junio de 2007

Mademoiselle Nobs


Años después, un saxofonista se haría famoso con la música de las ballenas y los lobos. Años antes, un católico vanguardista y sinestésico pasaba a limpio los cantares de ruiseñores y abubillas. Entre medias, Pink Floyd —cediendo con gusto el micro a la Dama y el Vagabundo.


3 comentarios:

Isabel Romana dijo...

También los ladridos tienen significado. Incluso los ladridos humanos. Saludos cordiales.

fonkyrock dijo...

Este vídeo junto a Echoes del mismo grupo son realmente la hostia platanera. Es un placer descubrir este blog. Un saludo,

Anónimo dijo...

Los años felices del Ummagumma (no sé si sobra una 'm' o dos), la sicodelia en su plenitud: varios animales aullando como acompañamiento. Lo hacen a ritmo, dirigidos por batuta. Son animales músicos. O, más bien, los músicos son unos animales. Sólo suenan ellos y sus sensibles sintetizadores. El vídeo nos recrea la ilusión.
Saludos.

Grifo