martes, 3 de julio de 2007

Debo ser algo tonto


Debo ser algo tonto
porque a veces me ocurre que me pongo a hablar solo,
y digo cosas locas,
digo nombres bonitos de muchachas y barcos
o títulos de libros que nadie ha escrito nunca.
Debo ser algo tonto.

Babeo, grito y lloro.
Los verbos absolutos me llenan de ternura
y esas vocales sueltas, inútiles, redondas,
que vuelan para nada,
me elevan boquiabierto hacia no sé qué gozos.
Soy feliz y, por eso, también un poco tonto.

Gabriel Celaya

(

3 comentarios:

fmop dijo...

¿No da la ignorancia la suprema felicidad?

Anónimo dijo...

Hola, amigos, he estado ausente de por aquí durante muchos días por culpa del Cambio Climático y de las luchas contra la Bestia. Poca cosa. Y me he perdido a nuestros tontos más queridos. Qué tonto fui, como dijera aquél (Ph. Collins-sic-?).
Saludos heridos.

Grifo

Anónimo dijo...

fmop, hay que ser muy burro para creer que el ignorante es más feliz.