viernes, 13 de julio de 2007

Thick as a brick


La verdad es que no me importa
que descartes lo que digo.
Mis palabras son susurros;
tu sordera, todo un grito.
Tu esperma está en la cuneta;
tu amor, en el fregadero.
Así que, machotes,
cabalgáis por esos campos
poniendo precio a vuestros animales.
No saben vuestros sabios
lo que es sentirse tonto de remate.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Paro poco, ya lo sé, pero siempre refresca pararse a escuchar la voz de este juglar. Oyéndolo, se me ocurre que hay mucha diferencia entre ser 'cantante' y 'juglar', aunque no sé expresar por dónde cruza la diferencia. Creo, tal vez, que el juglar juega, da saltos, hace cabriolas, tanto con las piernas como con sus cuerdas vocales. Uno interpreta; y el otro escenifica su interpretación.
Mientras tanto, espero y desespero bajo la canícula.

Saludos.

Grifo

Al59 dijo...

Qué enorme animal escénico. Cuando sólo conocíamos su música enlatada nos estábamos perdiendo algo, desde luego. (Ahora incluso ésa la escucha uno de otra forma.)

Anónimo dijo...

La de 'enorme animal escénico' es una feliz expresión.
Pero mi asombro es aún mayor si pienso en la hora en la que apareció: 4:04 PM
El blog nunca duerme.
Saludos.

Grifo

fonkyrock dijo...

¿Para cuando Manolo Kabezabolo...? ¿Ahora que se ha sacado un nuevo disco y lo puedes bajar en nodo50? Digo, es un decir.

Dalia dijo...

Chico, lo cieto es que leyendo tus datos personales pensaba que me iba a encontrar un blog tuyo de referencias a las lenguas muertas (perdón, clásicas, es cachondeo eterno de profes de inglés y francés versus profes de latín y griego).
Son sorprendentes tus conocimientos musicales, yo soy muy ignorante de estos temas pero siempre es bueno aprender algo nuevo.
Un saludo

Al59 dijo...

El blog hiberna; soy yo, atrapado por un trabajo que fui demorando y ahora me ocupa todo el tiempo «libre», quien ni duerme ni saca tiempo para nada. Con todo, ¿quién se resiste a dejar un mensaje, aunque sea a hora intempestiva? Un gran abrazo.

Al