jueves, 26 de julio de 2007

En la boca del puerto


Puedo ver el single de Mike Oldfield (maravilloso logo de Virgin, como sacado del Tarot de Fergus Hall, con una doble ninfa señora de un dragón) como un ovni encantado, girando por el cielo de nuestro cuarto, camino del tocadiscos que dormía (ojo rojo sobre negro) en el salón. Cuando tuve edad de buscarlo, ya no estaba, pero la melodía (cuyo título no supe hasta mucho después) se me había incrustado en el tuétano.

El segundo recuerdo me lleva al trastero de la casa de Nacho, a finales de los 80. Un pasillo también oscuro, acogedor sin embargo, y un tiempo ardiente, como el de hoy. Nuestro grupo de rock vagamente surfista. Assahar: batería, bajo, guitarras, flauta. El anfitrión solista trajo una enorme jarra con hielos. Bebimos con ansia y comenzamos a tocar una y otra vez Portsmouth (pero seguíamos sin saber cómo se llamaba), con Isabel, la cantante, pegada a su pandereta. Para darle más variedad, nosotros subíamos un tono en mitad de la canción, de do a re. Ahora el original se me hace siempre, en lo maravilloso, un punto monótono.

La música se puede describir, aunque eso no ayude mucho. Un himno europeo de raíz élfica. Oldfield (del bueno) para las masas.


1 comentario:

pangloss dijo...

Se ha dado usted más prisa en googlearlo que yo en escanearlo del lp de tubular bells.

LP que tiene expresiones tan deliciosamente ucrónicas como:

In Glorious Stereophonic Sound

Can also be played on mono equipment at a pinch


This stereo record cannot be played on old tin boxes no matter what they are fitted with, if you are in possession of such equipment please hand it into the nearest police station.