sábado, 8 de marzo de 2008

Juan Sebastián


Cuando Bach asoma la cabeza en un tema pop (o jazzy) casi siempre es para bien. Si hubiera que destacar dos momentos señeros, no cabe duda: A Whiter Shade of Pale, de Procol Harum y la versión jethrotullense de Bourée.

Los unos logran un tema totalmente bachiano que, sin embargo, apenas cita un par de giros del maestro: influencia esencial, alquimiada. Los otros llevan a su terreno un tema escrito por J.S.(la Bourée, danza barroca, de la Suite en Mi menor), sin forzar su delicadeza.

La versión original de Bourée (incluida en Stand Up, 1969) es insuperable, con ese bajo en estado de gracia, así que ahí va —pero se agradece que hasta hoy mismo Anderson y compañía hayan seguido dándole vueltas al juego, algunas tan gratas como la variación que sigue.