martes, 11 de marzo de 2008

La sierpe a Adán y Eva


Sierpe sincera

—Soy Su curiosidad,
parte de sí que ahora rechaza
(lo mismo que a vosotros)
de las lindes del jardín.
Su mano vacilante
dibuja los caminos
:
somos Sus ojos, huérfanos
en medio del sinfín.