martes, 17 de enero de 2006

¡Enria!


Al leer el capítulo 16 del Levítico, en el que se describe el ritual expiatorio que ha dado origen al Yom Kippur, asombra la multiplicidad de animales, degollinas y pasos de baile. Todo son espejos: el Dios que se oculta tras un velo en el sancta sanctorum, la parte inaccesible del Santuario, es tan mortal como el demonio Azazel, plaga de la tierra yerma e inaccesible; la sangre de las víctimas purifica al fiel de sus pecados, pero también al Santuario de la presencia contaminante del (in)fiel-pecador. Hay dos espacios inaccesibles, dos dioses que matan, dos chivos. Cuando el sacerdote va oficiando «por el Santuario, por la Carpa del Encuentro y por el altar», por sus pecados y los de su familia y los del pueblo todo, me invade el recuerdo del juego infantil. Tras esquivar al policía, había que llegar como fuera al Corazón de las Tinieblas (Allí donde está el peligro, / está también la salvación) y proclamar solemne ¡por mí y por todos mis compañeros! Regocijo general, evacuación de los Infiernos. El Rescate, con mayúscula. Un juego digno del Redentor cristiano —o del Bodhisattva.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

[96] Escrito por: Neguev - 17 Enero 2006 12:24 PM

466] Escrito por: Horrach - 17 Enero 2006 01:52 AM

[465] Escrito por: Al59 - 17 Enero 2006 01:39 AM
------------------
Buenos días me dejaron ustedes con la misca deetrás de la oreja con el tema.
Anoche ya les comenté lo que crei de mas relevancia entre los comentarios que mencionaba la edición de Eli Munk al respecto. Supongo Horroch que si le comenta el tema a los rabinos que doce que conoce( el sueco me hace pensar que se refiere usted al de Palma de Mallorca), le van a decir prácticamente lo mismo, aunque mas extenso
Por mi parte, consulto una obra titulada. " Dictionnaire encyclopédique du Judaïsme" Ed Cerf/Robert Laffont y me encuentro con esto que les transcribo:

Azazel: Liueu dans le désert vers lequel un des deux boucs était envoyé pars le grand prêtre pendant l'office de Yom kippour au Temple de Jerusalem. Ce bouc devait porter avec lui tous les péchés d'Israéel( LV, 16: 22) d'où le concepte de bouc émissaire....
L'origine du mot np'est pas tout à fait claire. Le Talmud suggère Q'Azzazel était une falaise rocailleuse d'ou le bouc était jetté( Yoma 67 B). Selon les sages du Talmud la loy de Azazel appartennait a la catégorie de Houqqim( lois que on peut pas comprendre..algo asi como dogma)
Dans la litterature Kabbalistique et midrashique, le nom Azazel est considéré comme combinant lles noms de deux anges déchus; Ouza et Azaël, qui était deçendus sur la Térre à l'époque de Tubal _ Cain, et s'étaient moralement corrompus. Certains commetateurs médiévaux ont suggéré que Azazel était le nom d'UN démont du désert...
( como verán el
tema suscita poca exégesis, y se liga a un lugar, o a un demonio particular...ya que el judaísmo, como les mencioné no singulariza el mal en una figura diabólica. Satan...etc..sinó que habla del mal en plural

Al59 dijo...

Pienso que el lector que lea el comentario del usuario anónimo (Neguev) puede sentirse perdido. Tiene su porqué. Estuvimos hablando ayer de este tema en el blog de Arcadi Espada (www.arcadi.espasa.com). Las entradas de Horrach y mías a las que se refiere al comienzo pueden localizarse allí (en http://www.arcadi.espasa.com/2006_01_16.php, si se desea un atajo). Gracias, Neguev.

Jaim dijo...

Aclaro un poquito más con permiso de Neguev:

Como dice: Azazel, aunque aprece solamente una vez y en el libro de Vaikrá, no debemos entenderlo como un ser ya que literalmente es un "peñasco, móntículo en páramo yermo, en desierto."
Geográficamente, se trata de un lugar en las afueras de Jerusalem, que es/era estéril y fiero, allí era lanzado un cabrito en Kippur.

Evidentemente: Satán no es Azazel/
Azazel no es Satán


Satán es un mensajero, un enviado de HaShem, que cumple una función bastante delimitada. Su poder emana de HaShem y como todos los malajim carece de libre albedrío y de función autónoma más que la de su Creador. En la tradición judía no existe el demonio personalizado y opuesto a D'os ya que bien y mal emanan de D'os

jolly roger dijo...

Es que ese demonio personalizado, ese mal singularizado en una figura autónoma yo no lo veo "inventado" hasta el Nuevo Testamento. Ni siquiera en el Viejo, donde todavía divaga como díscola excrecencia de YHVH. La prueba es que Éste se sirve de él casi a capricho, como en el Libro de Job.

Joselu dijo...

Cualquiera entra en este debate... Nada, pasaba por aquí, sigan. Un saludo. Uf.

Al59 dijo...

Joselu: espero que no nos hayamos puesto más pedantes de lo habitual. El tema del chivo expiatorio es interesante, creo. Después de todo, se ha convertido en una de las metáforas más recurrentes de nuestro mundo (los alumnos lo entienden muy bien cuando les recuerdas esos casos en que el profesor está disgustado con el comportamiento de toda una clase tarasca y, generalmente tras avisar que su paciencia se está colmando, la emprende con alguno de los cabecillas, casi al azar, por imposibilidad e inconveniencia de meter en vereda a la vez a todos los que lo merecerían).

Lo de Azazel no pasa de ser una rebaba del texto. Dudo que la cuestión más peliaguda (qué significa la palabra para quien escribió el texto y para sus lectores contemporáneos) tenga una solución satisfactoria, falsable. Así que sólo queda asomarse al abanico de posibilidades abierto por los siglos: azazel precipicio, azazel desierto, azazel chivo que aleja el mal, Azazel demonio de desierto o precipicio. Ojos ya cristianos pueden también leer Azazel, nombre o máscara parcial del Demonio (único), aunque esa lectura sea inaceptable para lectores judíos.
El mecanismo expiatorio (leña al mono, que es de goma) sigue vigente con muchos nombres. Aquí en Extremadura las criaturas de palo y lentejuela que se mantean y queman en día señalado, como el Jarramplas, el Pero Palo, las Carantoñas, los Marochos, el Hombre Inicuo y demás pueden considerarse familiares del chivo levítico.
Imagino que habrá tradiciones similares por Cataluña, ¿no?

Al59 dijo...

A todo esto, ¿alguien más ha jugado al Rescate de pequeño (o al Bote, o a Policías y Ladrones, etc.)?

Melò Cucurbitaciet dijo...

Yo mismo, aunque lo llamábamos Polis y Cacos, sin darnoslas de clásicos. Saludos

Jolly Roger dijo...

Yo sí. Con una redundancia egolosa en el grito del Rescatador: "Por mí, por todos mis compañeros y por mi el primero!!!".

Y al alto. Y al pingüino. Y a dólar.

Por cierto, lo de 'enria' me ha hurgao los tuétanos. Cómo azazeles te acuerdas? (La cojes del cuello y le dices: Habla, memoria???) Yo siempre me lo figuré con hache muda: henria!

Horrach dijo...

Una duda sobre lo escrito por jaim. ¿Azazel es un lugar situado a la salida de Jerusalén? ¿Del Jerusalén actual o del antiguo? Lo digo porque no tiene sentido eso en el texto del Levítico, pues Jerusalén todavía no es capital de nada en ese momento histórico, porque no tienen país siquiera. Otra cosa es que judíos de las siguientes generaciones recurrieran a este nombre para bautizar un paraje de características similares.

AI59, creo que me voy a aficionar con ganas a su blog. Es usted un personaje muy interesante. Un saludo y suerte.

Al59 dijo...

Decir que mi memoria es calamitosa es un understatement. Sin embargo, de este tipo de cosas me acuerdo vivamente. Vienen (porque quieren). Siempre me he preguntado de dónde saldría la palabreja (y sigo sin saberlo). De pequeño pensaba, vete a saber por qué, que era palabro catalán. La h le sienta bien. Estoy por editar el título del post...

Horrach dijo...

Dos cosas para Neguev (por cierto: ¿es usted Maya?).
1. es Horrach, no Horroch. pero no se preocupe, que me han escrito el apellido de 50 mil maneras distintas, a cada cual más inverosímil.
2. sí, exacto, me refería al rabino Shaul Friberg, de la sinagoga de Palma. Todavía no he podido localizarlo, pero al rabino catalán ya le he enviado el mail.
Por cierto, ¿conoce usted el cementerio judío de Mallorca? Lo descubrí hace unos meses y es fascinante, con historias curiosísimas. Alguna censurada...
Shalom.

Horrach dijo...

aI59,
sin duda, lo que está claro es que los judíos cuando enviaban al animalillo a azazel, sea un precipicio o un bicho tremendo, lo hacían con la certidumbre de que no volvería. Azazel se 'traga' al animal y con él desaparece la culpa de la comunidad. Su función no es alejar el mal, sino la culpa, la responsabilidad. La moralidad del judaísmo es, como casi todas (la cristiana incluida, aunque sea contra-Jesús), expiatoria y ritualista, pero al menos lo hace de forma más explícita que otras, que son más escamoteadoras.

Sobre lo que comentan el amigo JR (cuanto tiempo, campeón) y Jaim, el Nuevo Testamento opera algo muy interesante sobre la figura de la divinidad, que deja de ser moralmente ambivalente para acabarse hipostasiando dos categorías, el bien y el mal, inventándose un personaje tremendo, el Acusador, 'Satán'. Hasta ese momento las figuras de la divinidad acaparaban en sí mismas tanto lo bueno como lo malo: representaban la indiferenciación más pura, de ahí su carácter monstruoso. Uno de los ejemplos más interesantes (sí, está en Girard, pero sobre todo en el gran Derrida, en su 'La pharmacie de Platon'), es el 'pharmakos', que es al mismo tiempo veneno y su antídoto. El cristianismo arranca la ambivalencia de toda divinidad, escindiéndola en dos polos, creando con ello la moralidad que conocemos hoy en día en occidente.

Al59 dijo...

Por mi culpa, mi culpa, mi grandísima culpa (¿sería yo el único que pensaba, por lo bajinis, ya querrías tú, fantasma?). En la sábana arcadiana del 16 le dejé un mensaje, Horrach, que ya no sé si le llegó a tiempo. Lo reproduzco, ya que el pobre se deja:

Así [viendo en el chivo expedido a Azazel la culpa colectiva] lo leería Girard, desde luego. No obstante, el envío de uno de los chivos al desierto y a Azazel sólo es una parte (aunque nos resulte la más llamativa) del ritual. Dos de las víctimas, lejos de ser expulsadas a las tinieblas exteriores, son conducidas al sancta sanctorum, al interior más íntimo y sagrado de la tribu (su sangre llega a tocar el Arca de la Alianza misma) —bien es cierto que después, tras quemar en el altar su grasa, sus residuos son expulsados fuera del campamento y quemados in partibus infidelium. Para complicar más las cosas, otra de las víctimas se consume íntegra (en holocausto) sobre el altar. Sin embargo, expulsadas, 'internadas' o consumidas íntegramente, todas son víctimas expiatorias.

Añado ahora que no creo que estos detalles se resistan a una lectura girardiana, pero sin duda obligan a sutilizar el método, de modo que internar pueda llegar a ser equivalente a expulsar, etc. El análisis del texto plantea también el problema del entretejerse algo barroco de acciones que pueden considerarse reiteraciones de un único impulso. Ahí Lévi-Strauss o los psicoanalistas serían referencia obligada, me temo.

Horrach dijo...

aI59,
leí sus últimos posts de ayer esta tarde, en un ordena del inserso, en la UIB. No le he contestado porque comparto lo dicho; me gusta su estilo.
Girard se sirve de la expresión 'chivo expiatorio' más en su sentido moderno que en el del Levítico, en el que no se cargan directamente a la víctima, que además ya ha sido sustituida por un animal. No pega con la plasticidad del sacrificio puro y duro, que es el más resaltado en las tesis de Girard. Pero la clave es el principio de exclusión (que tiene diversas aplicaciones: sacrificio, expulsión,...), que es la herramienta para generar la diferencia que origina los sistemas culturales. En el judeocristianismo hay un progreso en el atenuamiento de las costumbres sacrificiales, hasta llegar, con los evangelios, a su erradicación... no cumplida nunca.

Jaim dijo...

Horrach

Qu jerusalem no sea capital de nada no significa que no exista. Jerusalem ya es mencionada en Bereshit ( ya tiene trabajo para localizarla , aunque la encontrará con otro nombre de la ciudad... se lo digo como pista )No obstante, recuerde pero, que los cinco libros de Moshé y los demás del Tanaj no son correlativos en cuanto a fechas.
Y sí en Vaikrá, cuando se define al festividad de Kipur se habla de Jerusalem ya que se definen los korbanot que se hacían en el Beit HaMikdash (Ya ve que los 5 libros no son correlativos en cuanto a fechas)

Horrach dijo...

OK, jaim (¿no es Haïm?), le agradezco la precisión.
El proceso de elaboración del Pentateuco es fascinante. Me falta mucho por leer al respecto.

¿Es usted judío español o vive en Israel?

¿Me puede aclarar qué es 'korbanot'? Gracias y un saludo.

Neguev dijo...

Horrach le contesto dos por una
Korbanot; o Corbanot, plural de l Koban es sacrificios.
Korban= sacrifico
Korbanot=sacrificios

Tiene razón Jaim en cuanto a la conología, pero con respecto a Jerusalem, busque Jebuseo

Ah, creo que era usted quien preguntaba si yo era Maya
No, no lo soy, se quiene sé ella, pero no soy yo.

No, no conozco el cementerio de Mallorca, sería bueno que nos hablara algo de él, aunque imagino el tema emparentado con la historia xueta¿ No?

Shalom

Horrach dijo...

Neguev,

gracias por sus precisiones.

No, el cementerio judío de Mallorca no tiene nada que ver con los chuetas. Pertenece a judíos contemporáneos (casi todos extranjeros: canadienses, israelíes, americanos, alemanes, húngaros, argentinos, ...). Tiene sólo 30 años de historia, 80 lápidas ocupadas y centenares de historias curiosísimas (alguna no sé si puedo contarla).

Al59 dijo...

Horrach: doy el paso, que lo está pidiendo. Por las barbas del Patriarca (¿era así? ay...) cuéntenos algo de ese cementerio historiado.

horrach dijo...

El cementerio judío no es algo secreto, pero casi nadie en Mallorca sabe de su existencia. Está situado en el pueblecito de Santa Eugenia, a 20 kms de Palma, pared con pared con el cementerio católico de la localidad (aunque el terreno del judío es mayor). Se legalizó en 1975 y la primera lápida data de 1977, de un tal Enrique Davids. La segunda pertenece al barón de Izvor, Nandor Goldstein. Se encarga del camposanto una pareja de judíos argentinoisraelíes que viven en el pueblo. La comunidad judía de Mallorca procede de decenas de países diferentes y eso se nota en el cementerio. Levy, Manning, Berman, Mendlebaum, Boardman, Blume, Almasy, Denoff, Papo, Mordechai, Duman, ... Todos eran residentes en la isla, la mayoría jubilados extranjeros. Los que tenían pasaporte español suelen ser los argentinos y algún europeo. El lugar cumple todas las condiciones para ser "kasher"... excepto una.
Resulta que hay enterrados allí una pareja de bahais. Cuando la comunidad, aprincipios de los 80 era más progresista, aceptaron dar entierro a esta pareja que no tenía sitio en otros cementerios. Pero la evolución de la comunidad hacia la ortodoxia ya no es tan tolerante con la presencia de estas dos lçapidas, que invalida la judaidad del lugar según las leyes del judaismo. Por eso se guardan de informar a nadie al respecto (yo me enterçe porque soy un pesado y las lápidas de los bahai tienen una forma diferente a las del resto, que guaradan cierta homogeneidad). Esto último no debería haberlo contado, pero espero que no salga de aquí.

Neguev dijo...

Qué historias todas las que yacen bajo las lápidas de cualquier cementerio, verdad amigo Horrach

Quizás ni conozca ninguno de los dos cementerios en uso en la ciudad de barcelona, pero un simple recorrido por sus lápidas demuestra ese origen variopinto del que se nutren las comunidades judías en cualquier sitio del mundo

Lo cierto es que es dificil encontrar una familia judía que por fas o por nefás no haya pasado de un lugar a otro en un lapsus de 5 generaciones.

Mi familia es casi...casi una excepción. Al abuelo de mi abuelo le concedieron la nacionalidad española, poco después de 1860 y ahi...o mejor dicho, por aquí por seguimos muchos de los descendientes del patriarca ese que decidió ser español, aunque ya era sefardita
Otros están en Israel..otros por aqui y por allá.

De Azazel a la historia de los cementerios, lo que da de su un tema

Por cierto, sabe usted que los Bahais fueron perseguidos por el gobierno Irani, incluso el del Sha.
Ellos son culturalmente islámicos, pero se consideran herederos de las tres religiones; aunque no diria yo que sean un sincretismo religioso

Al59 dijo...

El bueno de Azazel (es un decir) ha logrado embrujar este tema. Extraordinario intercambio. Confieso que no soy visitante asiduo de cementerios, aunque al menos una vez me ha sucedido algo extraño en ellos. Acompañaba para su incineración el cuerpo de una persona querida (la primera de mi entorno que se me moría). Huyendo de su propio llanto, mi mirada se perdió por la ventanilla del coche y se encontró con una lápida, ya no sé si de un panteón o de una simple tumba. Cuando leí las dos palabras mágicas (Familia Revuelta) , sentí una mezcla inolvidable de desahogo y desasosiego. Siempre imagino al muerto riéndose conmigo de este último chiste.

Al59 dijo...

Por cierto, Horrach. Abusando de la magia del momento, ¿no podría operar con sus artes la resurrección hic et nunc de Nosferatu? Se le echa de menos en ca Arcadi. Su frivolidad junguiana se sentiría, creo yo, en casa por estos lares.

Horrach dijo...

aI59,
el amigo Nosferatu prepara, como ya ha dicho él, su traslado profesional a Mallorca. En cualquier momento emergerá de su sarcófago.
Tengo los cementerios cerca de mi memoria, porque estas fiestas he tenido que enterrar a un familiar. No olvidaré nunca el contacto helado de la muerte. Nunca hasta ahora había tocado un muerto.

Neguev,
son fascinantes las peripecias de los judíos de la diáspora. Es usted judío (-a) de Cataluña, ¿verdad? ¿Me permite que le envíe un mail para preguntarle una serie de cosas?
Se acogió a los bahai en el cementerio judío porque creo que hay basttantes de ellos que vivien en Israel, después de ser expulsados de Irán. Su familia es multimillonaria; tienen en Palma un negocio de alfombras, según me contaron.
Otra curiosidad del cementerio judío (por cierto, no conozco los de BCN, pero los tendré en cuenta para cuando pueda ir): la tumba más ostentosa de todas, que rompe la homogeneidad general, es la de un judío francés, Sergio Benhaïm: la lápida es más elevada y está formada por 3 piedras superpuestas. Sobre cada una de ellas se encuentra uno de los 3 símbolos que guiaron la vida de Benhaïm: la estrella de David, el símbolo masónico y una baraja (fue jugador de cartas).
Otro caso es el de un tal Lévy, que es el único que no tiene lápida a voluntad propia: hizo plantar un abeto en la tierra de su tumba y este ya ha alcanzado una altura considerable. Lo justificó con la máxima de que el espíritu es libre y no puede tener límites.

aI59, Neguev,
si les sigue interesando el ttema de Azazel, el rabino catalán de New Jersey ya me ha contestado al respecto. Voy a leer su misiva y le stranscribo sus investigaciones, ¿ok?

Al59 dijo...

Horrach: damos por bueno el traslado (¿en el Empusa?) de Nosferatu, pero que no se aficione demasiado al letargo. Un no-muerto tiene también sus obligaciones.
En cuanto a Azazel, ¿cómo podría dejar de interesarme? Tengo las orejas élficas. Cuente.

Neguev dijo...

Horrach, claro, mándame el mail
la direccion que aparece pinchando en el blog de Arcadi mi nombre es buena

Ah...y soy judiA, en femenino.
¿Un rabino catalán en New Jersey?
¿ quien pudiera ser?

Horrach dijo...

Bueno, siento la espera, pero es que en palma hoy es fiesta y ya se sabe...

El rabino catalán de New Jersey me comenta que la no personificación del diablo en el judaismo no está tan claro. Dice que la idea de que el mal provenga de Dios es rabínica pero que nunca ha sido defendida por otras interpretaciones del judaismo. En pasajes del Talmud se habla claramente de Satanás de manera personal, no simbólica.

Sobre el tema de Azazel, transcribo un texto que me envía el rabino:
"Según la Mishná, el ritual de enviar al chivo desde el Templo de Jerusalén al desierto empieza como una ceremonia muy importante, pero después, se convierte en una gran conmoción, incluso embarazo. La gente debía estar a lo largo del camino y ridiculizar la ceremonia. Algunos podían señalar con el dedo al chivo marcado "para Azazel", sobre el que el Sumo Sacerdote ha confesado los pecados de Israel, y mofándose dice: "Un chivo tan pequeño para una carga tan pesada" (Yomá 6,4). Como podemos imaginar, varios intérpretes se han preguntado: "Cuál es el sentido de una ceremonia tan extraña? Cómo está relacionada con el significado religioso de Yom Kipur?".".
Sigue con la interpretación de Ibn Ezra, que sugiere que puede estar conectado con una práctica pagana de ofrenda a los demonios, que estaban específicamente prohibidas por la Torah. Es por eso que Ezra no entiende que se llevara a cabo un ritual de este tipo por parte de los judíos.
Otro comentarista, éste más moderno, Baruch Levine, no lo ve como un rito pagano, sino como una forma dramática a través de la cual el pueblo judío rechazaba las influencias y tentaciones del mal simbolizada por Azazel. Según esta visión, el mal no procede de Dios, aunque existe y por debe ser conjurado. Levine interpreta el rito como un efecto 'boomerang' por medio del cual el pueblo judío devuelve al mal todas las culpas.
Este pasaje ha resultado ser muy polémico en el judaísmo (por la citada contradicción de rito pagano prohibido por Yhvh), de modo que Maimónides trata de salvar el tema como buenamente puede: para él, la ceremonia del chivo expiatorio es una "alegoría activa" que sirve para "impresionar la mente del pecador que sus pecados le conducirán a un terreno baldío". El efecto buscado es que los judíos que han pecado contra la Torah se distancien de sus culpas y se acerquen de este modo a Dios.
Abrabanel riza el rizo y sugiere que los dos chivos se refieren a Esaú y Jacob, y que el rito se centra en el tema de la libertad de elección de cada cual. Escoger a Jacob significaría "vivir para Dios", mientras que escoger a Esaú sería "vivir para Azazel".
... continued.

Horrach dijo...

El comentario de Hirsch:

El significado de echarlo a suertes.
Rabí Samsón Rafael Hirsch ve en la ceremonia de decidir cual de los chivos sería "para Dios" y cuál "para Azazel" un símbolo de la elección que cada judío hace en Yom Kipur. "Nosotros podemos decidir "para Dios", uniendo todas las fuerzas de resistencia debemos tratar de resistir todas las cosas que nos puedan apartar de nuestra vocación de estar cerca de Dios... O podemos decidir "por Azazel" y entregar nuestra propia vida de deseos y ... darnos al descontrol..." (Comentario a Lv 16,10).

Y la interpretación de Silverman:

Rabí Hilel Silverman llama la atención sobre el hecho que, según el Talmud, los dos chivos "deben ser de idéntico tamaño, apariencia y valor" . Aquí -dice él- hay una importante lección. Los dos chivos simbolizan lo que queremos dar a nuestro propio placer y alegría (para Azazel) y lo que estamos dispuestos a dar para el bienestar y la seguridad de los otros (para Dios). El Talmud insiste, dice Silverman, que los dos chivos deben ser de idéntico tamaño, apariencia y valor para enseñar la lección que "todos nosotros nos damos al placer personal y a la auto-satisfacción (para Azazel) nos lleva "al desierto", excepto que también nos sacrifiquemos al Señor y "hagamos penitencia" (From week to week, pp. 108-109). En otras palabras, el antiguo ritual no solo para "el chivo expiatorio", sino también para los dos chivos. Uno de ellos termina como un sacrificio sagrado "para dios", simbolizando nuestra generosidad para con los otros y la lealtad para con Dios; el otro "para Azazel" se envía al desierto para morir, un signo que, sirviendo solo a nuestros propios placeres y arrogancia, es un desperdicio de nuestros preciosos potenciales. Es como desperdiciarlos en el desierto. El ritual de los dos chivos es un recordatorio del delicado equilibrio, entre cuidarse de uno mismo y de los otros, que cada persona está llamada a conseguir. Si bien sus orígenes están nublados por el misterio, la ceremonia de los chivos continuó hasta la destrucción del Templo en el 70 de la era común. El interés por descubrir su significado y su conexión con Yom Kipur, sin embargo, no ha cesado. ¿Era una forma mágica de eliminar los pecados del pueblo de Israel? El chivo marcado "para Azazel" era realmente enviado al desierto como un sacrificio a un demonio o un dios del mal? La ceremonia del chivo era un símbolo de las diversas elecciones espirituales y éticas que debían tomar los judíos en cada Yom Kipur?

horrach dijo...

Está claro que este texto expiatorio del Levítico ha sido muy polémico para el judaísmo, porque sugiere un culto a una entidad que no tiene nada que ver con Yhvh, además de suponer un rito prohibido explícitamente en la Torah. En los comentarios se aprecia una clara voluntad de salvar la ortodoxia.

Ahora estoy algo espeso, así que dejo el tema para mañana, si los demás están interesados.

Muchas gracias por su amabilidad, Neguev. Le escribiré, no lo dude. Un saludo.

horrach dijo...

Se me olvidaba una cosa:

Azazel podría entenderse, etimológicamente, de dos maneras más:
1. azazel podría ser "el chivo que se envía" o "que es expulsado" (ez=chivo y azal=enviar). Coincide con el apopompaios de los Setenta.

2. azazel como demonio del desierto: az=chivo, -el=divinidad. Como una divinidad en forma de chivo, o algo así.

Al59 dijo...

Todo el Levítico es embarazoso, para lectores de una religiosidad posilustrada. En la traducción de la Biblia que tengo más a mano, los traductores (Schökel y Mateos) hacen una introducción que es casi un escupitinajo: «De todos los libros del AT, el Levítico es el más erizado e impenetrable. Tabúes de alimentos, normas primitivas de higiene, menudas prescripciones rituales arredran o aburren al lector de mejor voluntad. Hay cristianos que comienzan con los mejores deseos a leer la Biblia, y al llegar al Levítico desisten».
Apuesta reñida: ¿de qué tienen peor opinión estos sabios, del lector pío o del texto en sí? Cierto que luego (¿habrían oído hablar de Mary Douglas?) conceden que el texto tiene cierto interés para etnólogos, pero sólo para continuar con los dicterios: «libro abolido por Cristo», «catálogo de prescripciones jurídicas abolidas», «país de prisión que recordamos sin nostalgia».
En Demian hay una frase de maese Pistorius que lo clava: Nuestra religión se practica hoy como si no lo fuera. Simula que es obra de la razón.

Al59 dijo...

Salvar la ortodoxia: que el texto acabe diciendo, a cualquier precio, lo que debe decir. Cualquier cosa menos dejarlo hablar con los oídos abiertos. En realidad es el mismo movimiento que arrastra a los alegoristas griegos, y a cuantos Procustes en el mundo han sido. En el Medievo, al menos, recordaban que los textos tienen varios niveles de lectura, ninguno de los cuales invalida al anterior o siguiente. El intento de cerrar el número y la naturaleza de dichas lecturas era concesión servil al Demiurgo —pero algo era algo (comparativamente, mucho).