viernes, 18 de abril de 2008

Círculo abierto


Hay quien odia la palabra, pero yo la doy por buena. Pagano evoca los campos, los pagos. Nos recuerda que el monótono-teísmo vino del centro del Poder y tardó lo suyo en extender sus sucedáneos. Como en los comics de Astérix, hubo siempre una aldea irreductible. Todo lo que aún permanece vivo dentro del folklore es anterior al cristianismo. Lo mismo ocurre con todo lo que está vivo todavía en nosotros (Émile Cioran).