martes, 26 de enero de 2010

Ve preparando las flores


Hecho y ficción: pese a quien pese, un continuo, cuyo límite (siempre lo hay) no es un muro, sino un poro. Hoy, en algún instituto: el padre de un alumno asalvajado, marroquí en esta ocasión, se presenta ante la jefa de estudios. Ve preparando las flores, le dice. And though the news were rather sad, / well, I just had to laugh. Lorca, en su Romancero:

El veinticinco de junio
le dijeron a el Amargo:
Ya puedes cortar, si gustas,
las adelfas de tu patio.
Pinta una cruz en la puerta
y pon tu nombre debajo,
porque cicutas y ortigas
nacerán en tu costado,
y agujas de cal mojada
te morderán los zapatos.
Será de noche, en lo oscuro,
por los montes imantados,
donde los bueyes del agua
beben los juncos soñando.
Pide luces y campanas.
Aprende a cruzar las manos,
y gusta los aires fríos
de metales y peñascos.
Porque dentro de dos meses
yacerás amortajado.


8 comentarios:

El Crítico Constante dijo...

Si esa jefa de estudios es conocida o amiga suya dígale que ande con ojo. Hoy los locos furiosos campan por sus fueros y nunca han estado tan indefensos profesores y médicos.
No hay que volverse paranoico pero conviene no descuidarse.

Al59 dijo...

Por supuesto que no. Vivimos al borde de una tragedia. Generalmente, todo queda en palabras, pero cualquier vez puede ser la vez. Cuando pienso en la de barbaridades que podrían suceder, en mi insti y en cualquiera, oigo a Darío: "si no caí, fue porque Dios es bueno".

Al59 dijo...

Ya les conté, creo, aquel otro comentario de un rapaz cuando supo que su profesora, embarazada, no había podido venir a darles clase. 'Habrá abortado la tía, de los gritos que nos pega'.

Alfredo J. Ramos dijo...

Me inquieta verte tan pesimista (¿realista bien informado y en directo?), Al. Y me inquieta más porque te creo vitalista (y por supuesto que ambas cosas son compatibles). Ya me quedé "tocado" con tu clara opinión, hace algunos días, sobre lo inevitable de una nueva guerra civil en este "país de todos los demonios". ¿Verdaderamente crees que estamos al borde del abismo? Esos sucesos que comentas sin duda que son graves síntomas de una situación compleja (con ecos especiales, como dice Crítico Constante, en esas cajas de resonancia pública que son las escuelas y las consultas y hospitales). Pero no sé si entre el ojo avizor y la espiral paranoica están siempre claros los límites. A mi me parece que arrecian, quizás como nunca antes en los últimos años y probablemente azuzados por el paro, los reflejos xenófobos que forman parte de cierta incultura latente en la sociedad (en sus prejuicios). Y deberíamos tener cuidado para no darles motivos, aunque sean indirectos, de expansión. Por otro lado, magnífica la recuperación de Lorca y Camarón. Un saludo.

Al59 dijo...

Agradezco tu observación, Alfredo. Es oportuna. Llevo unos días cansado y sin duda eso afecta a la manera de ver las cosas (72 horas sin dormir, que no es mi caso, y todos nos convertiríamos en carne de psiquiátrico). No obstante, no quería decir en aquella entrada que la guerra civil fuera inevitable, sino que así la presenta el discurso de cierta (ultra)derecha: no sólo inevitable, sino nunca interrumpida, pues la superponen como una planilla sobre los hechos actuales y ven en ZP a Negrín, como poco. Mi propósito (vete a saber la realización) era mostrar que cuanto más ajeno se cree uno a los mitos, más está a su merced (en este caso, los que así piensan sufren el síndrome mítico del eterno retorno, que estudiara en su día el maestro Eliade).

Dudé si especificar que el alumno es marroquí. Al final me pareció que era racismo (inverso, mas racismo al cabo) no hacerlo, escamoteando un dato que forma parte de los hechos y debe por tanto ser tenido en consideración (pienso, por ejemplo, que esa cultura puede ser más dada a hablar en tropos como ése de las flores).

Sé que algunos suman cualquier altercado protagonizado por un marroquí a su lista de pruebas irrefutables de que los marroquíes son así y asá, al mismo tiempo que obvian cualquier información sobre los logros y bondades de otros alumnos de la misma procedencia. Quiero pensar que no tenemos lectores de ésos por aquí; pero si los tuviéramos, dudo (reconozco ahí mi pesimismo) que lográramos hacerlos razonar.

Juan Poz dijo...

Vivimos, quienes trabajamos de cara al público, expuestos a la idea de que se ha convertido en un "derecho" el partírsela a esos trabajadores cuando recuerdan cosas elementales como la educación y el respeto. Vivimos en el universo de los derechos que ha abolido los deberes, y así nos luce el pelo, el poco que la edad nos va dejando...
Y seguimos aupados a la mala conciencia, ¡tan mala consejera!, que impide esclarecer quién va por los caminos del estudio y quién ha de seguir el de los oficios. Desde el punto de vista socialista español, el sistema académico alemán debe de parecerles el colmo de la infamia. Ignoro cómo es que aún no han denunciado internacionalmente semejante muestra de barbarie...

Dolphin Blue dijo...

He llegado aquí por casualidades de "Satie" y creo que me voy a quedar porque me gusta lo que estoy leyendo...

Te sigo :)

Al59 dijo...

Bienvenida, Dolphin Blue. No hemos hablado mucho de Satie en el blog, pero su música es una fuente de inspiración constante, si uno se deja. Me parece muy afortunado que ella le haya traído hasta aquí.