domingo, 5 de junio de 2016

Mano a mano (IV)


Ten a mano lo poco que precisas
para tender la mano a las que llegan
sin saber si es a ti a quien se dirigen.
Una vez, nada más, podrás rozarlas.
Y ellas decidirán si se te entregan
o bajan en la próxima parada.