martes, 8 de enero de 2008

Manos a la obra


Así se escribe la historia: tras el enfado que siempre le produce a uno volver al tajo, resulta que el primer día de trabajo ha sido dulce y sabroso. Así que aprovecho el impulso para añadir algunas guitarras a esta nueva Violeta, con flauta de Daniel, un tantico apresurada, pero cuánto más viva y despierta que su hermana mayor. Apenas conozco la mesa de mezclas, una Pandora PXR4 préstamo de los Reyes Magos, pero trasteando (en la guitarra y el aparato) da para una primera aproximación. A ver si mañana aprendo a mezclar en estéreo, que tampoco será tan difícil. (Actualizo: corregido y mezclado; y no veas si se nota la diferencia.)