lunes, 28 de septiembre de 2009

Teogonía


El mundo me lleva ganadas algunas batallas, pero encuentro un segundo de respiro. Sin tiempo lo digo, pero conmovido: una vez más, qué grande Jung:

Cuando le preguntaron en una ocasión sobre Dios, contestó: "Dios es el nombre con el que designo todas las cosas que cruzan mi camino violenta y apresuradamente, todas las cosas que afectan mis puntos de vista subjetivos, planes e intenciones y cambian el curso de mi vida para bien o para mal" (Entrevista publicada en "Good Housekeeping Magazine", 1961)


El acierto no consiste en que eso sea lo que por Dios suele venderse, sino en la perspectiva, inusual y exacta: Jung no alude a Dios, sino a algo más importante que está en el origen de tal idea-personaje pero es previo y exterior a ella. Llámalo hache (o, como éstos, Satán):



3 comentarios:

v. dijo...

Tiene razón el primo!

JESUS dijo...

Hola Al,
Hace un tiempo me encontré, formando parte de una pretendida Colección Escéptica, con el siguiente título: "El Psicoanálisis ¡Vaya Estafa!". Otros tomos de la misma colección trataban, en los mismos términos, asuntos como los Ovnis, La Sábana Santa... En fin, es el tipo de tonterías que, no obstante, consiguen ponerle a uno de mal humor, de ese mal humor "creativo" que algunos padecemos. Inconscientemente(si se me permite la expresión) me vino a la cabeza un posible título: "El siglo XXI ¡Vaya Estafa!".

Al59 dijo...

Jesús: A mí también me enfadan esas cosas. Por eso las hacen, imagino.