sábado, 28 de mayo de 2016

Mas, que nada


¿Es mejor el poema que te doy
que el que no llego a hacer? ¡Menos es nada!,
decimos, pero no hay mansión más amplia
que ese blanco que envuelve las palabras
—y acaso sea eso de morir
la forma de mudarse a esa morada
desde donde decir es decidir
en qué letra aflorar: cosa de nada.