martes, 17 de octubre de 2006

Oh cuando el mar


Surrealismo —ya nuestro.

O cuando el mar acaba dibujándome
sobre la tarde llena de muñecas
abriéndose los labios: profecías
que no se cumplirán.
Cuento las noches
desde que el fuego aisló mis componentes
alzando su valor de mantequilla
sobre la tierra abierta a la sospecha.
No, jamás
mis dedos dejarán de ser sismógrafo
en donde tu rigor se pone en duda,
mi dulce escolopendra submarina.

3 comentarios:

Sr. Verle dijo...

"...
mis dedos dejarán de ser sismógrafo
en donde tu rigor se pone en duda
..."
Sugerente símil, Al, (déjeme que lo utilice en alguna ocasión). Y riguroso: la sensibilidad de un aparato de medida es una de sus características mas preciadas.

Anónimo dijo...

A mí me gustan las escolopendras. Del mismo modo que amo a los ratones colorados. Y ese mar sugerente me lleva a mi patria, esa de la calle en que vd. vive.

Al59 dijo...

Un mar bien afilado, en ese caso. Predispuesto a cortar queso con la mejor de sus caricias.