miércoles, 10 de febrero de 2010

Cold Days of February (ISB)


No defrauda. Este año, en febrero no busca la sombra el perro. Así canta la Incredible:



Cuando al lado de un fuego invernal
me sentaba escribiendo palabras
extrañas y firmes,
de mi propio coro interior
a mi mente, que no lo esperaba,
llegaron las voces
de los que murieron a un lado o a otro.
Aún lloran sus amigos
sus huesos insepultos;
suspiran por el aire del noreste
los días más helados de febrero.

Algún escribano con pluma y papeles,
algún que otro banquero
con su piedad podrida,
algún capitán a sus hombres ajeno,
éstos soplan las llamas que mutilan ciudades,
energúmenos que hablan en nombre de Cristo;
por caminos de espinas cenagosos y oscuros
tendrán miedo a vagar en los años de frío
maldiciendo sus manos sangrientas.

Si de aquí o de allá eran,
cuáles eran su raza y su patria
no habrá de importarme.
Los hombres que tanta
amargura causaron,
si corazones tienen,
sus corazones sangren,
pues ni ante el anciano ni el niño pequeño
desviaron el fuego de sus armas.
Por caminos cansados,
que arrastren su culpa
en los días helados de febrero.