domingo, 21 de mayo de 2006

Caronte

(Pedro García Espinosa, La Barca II)



Powered by Castpost


Al pasar la barca
me dijo el barquero:
obsidiana clara
y asfódelos negros.

Nieve entre los dientes.
Sangre de perfil.
Eres lo que pierdes.
Sácame de mí.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, amigos: ayer no pude conectarme y dejé sin comentar un texto que me gusta tanto. Y hoy no puedo oír el tema porque los media se me dan fatal. ¿Qué más puedo hacer? Pues saludar al escaso personal del fin de semana.
Y recordar esa relación que siempre he percibido entre el egipcio Diálogo de un Desesperado con su Ba y la Noche del Hombre y su Demonio de Cernuda.
Me atrevo a citar de memoria:

-...Mas, si el tiempo destruye la sustancia,
que aquilate la esencia nada importa.
Ha sido la palabra tu enemigo.
Por ella de estar vivo te olvidaste.

-Hoy me reprochas mi culto a la palabra.
¿Quién sino tú puso en mí esa locura...?

Saludos

Grifo

Al59 dijo...

Ambos textos son memorables. El egipcio (cuya traducción, debida a mano alada, espero no haber parafraseado demasiado mal) evoca una situación precisa de la sociedad en la que nació, pero la trasciende —por el lado de lo concreto, que es el que importa. Amistad destruida, desalmados que obtienen aplausos, balanzas abandonadas. Las conexiones son a veces asombrosas: Hello, darkness, my old friend, cantaban Simon & Garfunkel: Uno confía sus quejas a la oscuridad.

Joselu dijo...

Estimado Alejandro. Te sigo y me hacen reflexionar tus aportaciones basadas en tu sólido conocimiento del folklore, la mitología, la música... Sin duda eres todo un personaje. He visitado la página web de tu instituto y es magnífica. Sin duda, sabes hacer trabajar a tus alumnos. Da gozo ver algo tan elaborado. Gracias por tus visitas y tu atención así como por tus afectuosos comentarios. Un cordial saludo.

Sr. Verle dijo...

Brazil, a propósito de actitudes políticas de filósofos, leo a un polaco, polaco, Tadeusz Borowski:
"Me acuerdo de cómo me gustaba Platón. Hoy sé que mentía. Porque los objetos sensibles no son reflejo de ninguna idea sino sólo del resultado de la sangre, sudor y lágrimas de los hombres... No hay belleza que se fundamente en el sufrimiento. Ni hay verdad que silencie el dolor". Un saludo.

Al59 dijo...

Gracias, Joselu. El trabajo con los alumnos al que te refieres ha sido una auténtica gozada (aunque a veces me ha tenido trabajando hasta el límite del colapso). Si todo va bien, en junio presentaremos oficialmente el Cancionero y Romancero de esta zona (el Campo Arañuelo), en formato CD-ROM. Todos los habituales de este campo de fresas podeís contar desde ya con un ejemplar gratuito.

Al59 dijo...

No hay belleza que [no] se fundamente en el sufrimiento. ¿O al revés? Machado: Y no es verdad, dolor, yo te conozco, / tú eres nostalgia de la vida buena....