sábado, 6 de mayo de 2006

Cuando Núñez Alonso era rey


En 1976, cuando Fernando Savater publicó La infancia recuperada, Tolkien era un desconocido en España y Lovecraft aún vivía en casa de Rafael Llopis. Ahora la sección de literatura fantástica y juvenil va bien (perfecto si alguien reeditara La noche de Walburga, de Meyrink, y Llorad, Philip K. Dick ha muerto), pero algunos libros que fueron masivos han pasado, inexplicablemente, a la clandestinidad. El caso de Alejandro Núñez Alonso es de escándalo. Premio Nacional de Literatura en el 57 y de la Crítica en el 65, parece que nunca se preocupó de promocionarse por las vías habituales: para seducir al lector le bastaba con arrojarle un par de páginas (y la certeza de tres mil más). De sus muchos libros, hoy sólo dos están asequibles (con reservas) en el mercado oficial, y algunos no amanecen ni en la todopoderosa Iberlibro.

He leído con avidez a muchos autores, pero sólo Benasur y Semíramis, fascinantes muñecos, fueron capaces de mantenerme en vela toda la noche, lamentando que llegara la hora de ir al colegio sólo por tener que separarme de ellos. Quien me quiera, / que me compre una bañera, cantan las Pauline. Yo me vendo más barato: mi reino y lo que haga falta por un ejemplar de La piedra y el César.

10 comentarios:

Joselu dijo...

Leí La infancia recuperada y recuperé con gozo lo que habían sido mis lecturas de adolescencia, al menos algunas: Guillermo y los proscritos, Sandokan, Robert Louis Stevenson, Julio Verne... Descubrí a Tolkien dos años después gracias a una revista de literatura que se llamaba Camp de l'Arpa dirigida por Manolo Vázquez Montalbán, también Dune, la inmensa tetralogía de Frank Herbert. Lovecraft cayó en mis años de universidad y lo leí maravillado, así como a Borges. He de confesar que al que citas Alejandro Núñez no lo conocía, pero me lo apunto aunque por lo que dices debe ser muy difícil de conseguir.

Vidas inocentes dijo...

Desde que leí los tres primeros volúmenes de la serie de Benasur de Judea, estoy buscando y buscando los dos que faltan como también los dos ultimos que me faltan de la serie de Semiramis de Babilonia... Y aun no los encuentro, los tres primeros de cada ciclo se encuentran ya en las bibliotecas electrónicas de la red.
Si alguien me supiera dar razón de donde encontrarlos en la red....... Espero contra toda esperanza.

Al59 dijo...

Vidas Inocentes: no desesperes. Me consta que hay gente trabajando en el tema. En la Mula, según veo ahora, están enteros los dos ciclos: ¡sólo falta La reina desnuda!

Ma dijo...

r la i8nformación...!!! Quizás no se me ocurrió buscarlos en la mula... La saco ahora mismito del establo para ir a buscar la insula Barataria... Un abrazo.

Ma dijo...

añl9

Acabo de mirar... y ¡qué decepción! Están los mismos volúmenes que ya tengo. Siguen faltando los dos volúmenes finales de la saga de Benasur de Judea ("La piedra y el César" y "Las columnas de fuego")

y el último de Semiramis. (La reina desnuda)

Solo he podido encontrarlos como audiolibros en un sitio para invidentes de Chile... Pero a mi país no me sirven!!! Pagando...

Al59 dijo...

Lo acabo de comprobar y la serie de Benasur está completa. No así la de Semíramis, de la que efectivamente falta el último tomo.

Ma dijo...

r ¡finalmente! la lectura de la saga de Benasur de Judea.... ¡¡¡Excepcional!!!

Sí, Espero que igual que han aparecido finalmente los dos que faltaban de Benasur, aparecerá el que falta de Semiramis, el de "La reina desnuda" Seguramente que hay alguien que lo está haciendo, paciente y lentamente.... Así que a esperar.
Gracias a todos

Anónimo dijo...

Leí la pentalogía de Benasur durante una baja por lesión-maldito fútbol-.Desde entonces me he lanzado a la búsqueda de todo lo que huele a Nuñez alonso en librerias y mercadillos.Lo he conseguido casi todo.Recomiendo también "Gloria en subasta" ,un "A sangre fría" a la española.Debería ser obligatoria la lectura de la serie de Benasur en los colegios,como ya lo es la de Alatriste en muchos de ellos.

Marenostrum dijo...

Hace muchos años yo veía en la biblioteca paterna un libro extraño llamado "El Denario de Plata", cuyo grosor me disuadía de abrirlo siquiera. Un aburrido día no pude resistir la tentación de revisar el último de los libros que me faltaba "hojear", y me encontré con la más espectacular recreación de la Roma antigua que he visto jamás (y he leído casi todas las obras y novelas que tratan el tema). Fue el personaje de Clío que me sedujo al punto de no cerrar el tomo hasta terminarlo por completo, pensando que ella aparecería al final. El más agradable insomnio que recuerdo. Desde entonces la he seguido releyendo a menudo, pero nunca pude hallar la continuación...

Al59 dijo...

La editorial Nabla ha llevado a cabo un esfuerzo loable para reeeditar a Núñez Alonso. Pienso, no obstante, que a los libros de Semíramis y Benasur les hace falta un prólogo que los ponga en perspectiva, recordando lo notables que son y lo reconocidos que fueron en su día. Alfredo Lara lo habría hecho de cine. Sin esa puesta en situación, resultan demasiado exóticos para el lector actual de novela histórica, acostumbrado a productos más light. Como Núñez Alonso tampoco forma parte del canon, el lector desprevenido toma el libro, lo hojea, lo encuentra extraño (y de un autor desconocido) y lo devuelve a su sitio, sin comprarlo o sacarlo en préstamo.