sábado, 9 de diciembre de 2006

El Purgatorio según san Juan


Vuelvo a verle en la televisión, en su condición de eterno asesinado. Yo aprendí a tocar la guitarra con sus canciones, así que sería extraño que su son no se filtrase en las mías. Con I want you (she's so heavy) inauguró un purgatorio sonoro muy particular (todo El Muro de Pink Floyd y la Lluvia púrpura de Prince están ahí, por ejemplo). Del mismo fuego, estas brasas bizarras (con flauta del gran Daniel y unas curiosas briznas de psalterio).