miércoles, 14 de julio de 2010

Summer in the City


Atrévete a considerar que el mundo se ha parado:
lo que no pudo el hielo, lo logró el calor nefasto.
Fundidas por el cielo van nubes de mermelada.
Los hombres sueñan deshacer la senda condenada
y regresar, amebas o parásitos, al agua.
Sobran endecasílabos y estrofas concertadas:
la rima es simple, como el mar de acentos y palabras
que fluyen por el caño de mi lengua disecada.
El sueño es fresco: un sótano donde enterrar tus pasos.
Las moras siguen verdes, sin memoria. Por el prado
los perros olfatean las entrañas del verano.
Azar es la necesidad: esta ventana abierta
por la que escapa, líquida, la hipótesis de un pájaro.
Las causas y las cosas, sus heridas, han cesado.
Por no decirte nada, voy diciendo demasiado.
El hombre todo es su sudor: razón que vuelve al cielo,
un charco a punto de alcanzar la ingravidez del fuego.
Los decapentasílabos invaden la pantalla
con su sabor a campo de labor o de batalla.
Es hora de beber: sobre el rubor de la toalla
reposan las viandas sanguinarias del Valhalla.
Un verso de ocasión es nuestra vida, si es que es algo.
Apúrala y no temas comprender; ya hemos llegado.





4 comentarios:

Acólito dijo...

Sigue usted escribiendo como Dios, eso sí. A pesar de la pantalla...

Al59 dijo...

Muy amable, amigo Atrómeto. De los muchos registros divinos, yo prefiero el del Eclesiastés. ¿Y Vd.?

Acólito dijo...

Pues yo, más bien depende del día: ciertamente, mi carácter propende al Eclesiastés pero mi condición de hombre casado me lleva a alternar El Cantar de los Cantares con El Libro de Job.

De vez en cuando, por desgracia, el temperamento se me desliza hacia el Apocalipsis, y solamente consigo remontar administrándome una abundante infusión de Salmos.

De todos modos, aspiro a poder algún día frecuentar tranquilamente los Evangelios y blasfemar de cuando en vez como todo el mundo :)

Con Dios.

Alfredo J. Ramos dijo...

Donde esté la prosa del Deuteronomio...!! Excelente poema, Al. Da para masticarlo (chakcharlo, me parece que dicen por los Andes) lentamente.