domingo, 2 de julio de 2006

Amo las horas negras

Para Adriana


[metamorfo]

Amo las horas negras de mi ser
en las que mis sentidos profundizan;
en ellas he encontrado, como en cartas
antiguas, ya vivida mi vida cotidiana
y, a modo de leyenda, lejana y trascendida.

De ellas me viene seña de que tengo
lugar para otra vida ajena al tiempo, extensa.
Y a veces vengo a ser como aquel árbol
maduro y susurrante que sobre algún sepulcro
culmina el sueño que el pasado niño
(en el que sus raíces ya cálidas se adentran)
perdió en melancolías y cantares.

[Rainer Maria Rilke, Libro de horas]