lunes, 17 de julio de 2006

Astronomy Domine


Aunque David Bowie perfeccionaría el género, dándole su canción definitiva, puede decirse que Barrett inventó el rock espacial con Interstellar Overdrive y Astronomy Domine. Sobre la concepción de ambas canciones gravita la leyenda del ácido: se dice que durante su primer viaje Barrett llevaba una lima y una naranja en las manos y repetía ¡son planetas! Como él mismo escribió en otra canción, soñando y maravillándose, / las palabras tienen otro significado. / Lo tuvieron, sí....

La letra es una sucesión impresionista de imágenes, de la que no es necesario sacar gran cosa en claro:

Dominio astronómico

En lima y verde límpido, una segunda escena,
la lucha entre el azul que un día conociste.
Flotando en lo profundo, resuena su sonido
en torno de las aguas heladas subterráneas.
Júpiter y Saturno, Oberon y Miranda,
Titania y Neptuno, Titán, los astros pueden
llegar a helar la sangre.


Señales cegadoras aparecen, titilan,
titilan y tililan (un vértigo de golpes).

Terror de la escalera, Dan el Audaz, ¿quién anda?
En lima y verde límpido, resuena su sonido
en torno de las aguas heladas, subterráneas.









2 comentarios:

marquesdecubaslibres dijo...

Al, ya solo vivo para ver la siguiente entrega. La de hoy, la primera versión es canónica, segunda y tercera están muy bien. La cuarta me irrita, parece que el clip está producido por Valerio Lazarov con una estética late seventies que no procede.

Al59 dijo...

Yo sólo por que las siga leyendo las escribo, claro. La verdad es que AD no es tema fácil de versionar. Creo que los jevis de Voivod no salen con mal del atolladero, aunque es verdad que tanto zoom aturulla. Mañana (esta noche), El Espantapájaros.