miércoles, 5 de julio de 2006

El conejo Levrero


Me he enterado hoy: murió hace dos veranos, el 30 de agosto, el escritor uruguayo Mario Levrero. No faltan reseñas póstumas en la Red (con una linda discrepancia sobre la edad del difunto). En España Plaza & Janés ha publicado dos obras suyas: La Ciudad (1999, con prólogo de Antonio Muñoz Molina) y El lugar (2000, con prólogo de Julio Llamazares). Aunque todos sus títulos son de traca (La máquina de pensar en Gladys, el folletín Nick Carter se divierte mientras el lector es asesinado y yo agonizo), para los que lo descubrimos a través de Lo mejor de la Ciencia Ficción latinoamericana de Bernard Goorden y A. E. van Vogt, será siempre el autor de Caza de conejos, el único ejemplo que conozco de la técnica musical de las variaciones aplicada a un texto narrativo.

Me he tomado un rato para escanear todo el cuento y colgarlo como regalo de no-cumpleaños. Aquí va la introducción que sirve, a su manera, de tema:

Fuimos a cazar conejos. Era una expedición bien organizada que capitaneaba el idiota. Teníamos sombreros rojos. Y escopetas, puñales, ametralladoras, cañones y tanques. Otros llevaban las rnanos vacías. Laura iba desnuda. Llegados al bosque inmenso, el idiota levantó una mano y dio la orden de dispersarnos. Teníamos un plan completo. Todos los detalles habían sido previstos. Había cazadores solitarios, y había grupos de dos, de tres o de quince. En total éramos muchos, y nadie pensaba cumplir las órdenes.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Te animo a esa ardua tarea para teminar de deleitarnos.

http://elsexodelasmoscas.bitacoras.com

Sr. Verle dijo...

Al: Buena idea. Los desconocidos prometen. La introducción es de traca.

Al59 dijo...

Los impacientes pueden encontrar las primeras entregas en el verano eterno del 3 de julio (http://arcadi.espasa.com/
php_built/2006_07_03.php?page=all), entradas 974 y siguientes. Bella locura, por cierto. ¡La herejía del momento!

Anónimo dijo...

*Elegimos el bosque por dos motivos: porque en el bosque no hay conejos, y porque ignoramos todo acerca de cómo cazarlos.*

No quiero decir que su autor, Levrero, sea exactamente un genio (cosa que no sé en qué consite). Pero sí se aprecian rasgos geniales.
Supongo que la técnica variacional, el collage narrativo, no será invento suyo. Pero lo conduce con soltura. Y la sorpresa, el humor y el espejismo van en aumento.
Saludos,

Grifo

Al59 dijo...

Grifo: me encanta que le guste el humor de Levrero. Ya hay nuevas entregas en la misma página trisjuliana, del 1262 en adelante. La última por ahora [1295] es un verdadero tour de force.

drix dijo...

No conocía al autor, pero la introducción de este cuento me ha entusiasmado, me encanta. Voy a la página para leerlo completamente, después diré. Y, mientras tanto, copio lo que has seleccionado como cita... De modelo de trabajo de grupo que, finalmente, se anula en la función que tenía proyectada, me gusta desde esa óptica.
¡Gracias!

Al59 dijo...

Entrada corregida, texto completo disponible. ¡Que lo disfruten!