martes, 11 de julio de 2006

Tierra llamando a Syd Barrett


Lo hemos perdido el viernes pasado, 7 de julio. Tenía 60 años y llevaba más de media vida retirado de los escenarios, viviendo discretamente con su familia tras un paso por el hospital psiquiátrico. De vez en cuando, algún reportero sensacionalista o un fan fatal localizaba su dirección y acudía a molestarle —sin fruto alguno. Desde principios de los 70, no concedió ninguna entrevista ni grabó una sola nota.

Los enemigos de la LSD han querido convencernos de que Barrett enloqueció por una ingesta masiva de ácido. La verdad es que casi cualquier cosa resulta nociva, si no mortal, en dosis desproporcionadas. Pensemos en sustancias tan cotidianas como la sal o el azúcar. Para cualquier observador medianamente objetivo, lo asombroso de la LSD es, precisamente, lo bien que el cuerpo la tolera. Es probable que en Barrett el consumo compulsivo de ese y otros fármacos obedeciera a un desequilibrio previo que buscaba su camino. En todo caso, si alguien tiene que dar alguna última palabra al respecto, que sea un médico bien informado.

Los homenajes que le dedicaron sus compañeros (Wish you were here, The Wall) son hermosos, aunque minados por la mala conciencia. En esta hora, mejor recordarle con los versos de Kevin Ayers:

You are the most extraordinary person,
you write the most perculiar kind of tune.
I met you floating while I was boating
one afternoon.

Wasn't it the most amazing meeting?
Surrounded by those monsters from the deep
you started telling me a funny story
and I fell asleep.

Oh wot a dream!
Oh wot a dream that was!

We went for a ride across the country,
I was hungry after travelling so far.
You offered me your one and only sandwich,
I said "How kind you are".

Wasn't it the most amazing feeling?
'Cause everything was really as it seemed.
You are the most extraordinary person
I've ever dreamed.




3 comentarios:

marquesdecubaslibres dijo...

Al, en la disco del Zulo suena con frecuencia el doble vinilo "Ummagumma". Tengo proscrito el LSD y el crack en mi entorno, pero con alcohol y hachís rememoramos aquel tiempo.

Sr. Verle dijo...

Al: Oyendo 'siglo XXI' Radio3 en el coche, S.B. y ahora al revisar los blog y contestar algunos nicks, el regalo de sus 5'16''. Buen día.

Al59 dijo...

Marqués: binhallado. Su post me ha decidido. Tendremos semana Pink Floyd en el blog, comenzando esta noche por Ummagumma.
(Extraña asociación LSD/crack, alcohol/hachís. Teniendo en cuenta sus efectos y connotaciones, creo que LSD/hachís, alcohol/crack son dos parejas mejor ensambladas. ¿No opina lo mismo el médico de guardia?)