sábado, 2 de febrero de 2008

Continuidad


Pasan los años. Son agua
en la mano agrietada del tiempo.
El mar conquistó nuestros barcos
y las anclas preguntan en vano.