sábado, 31 de marzo de 2007

Escrito está en mi alma vuestro gesto


Primer regalo de estas vacaciones: tenía una secuencia de acordes que me rondaba estos últimos días, y de repente me ha entrado la sospecha de que un soneto de Garcilaso le vendría pintiparado. Dicho y hecho. Por supuesto, lo que se gana en inmediatez se pierde en calidad sonora —el micro con el que grabo estas cosas parece concebido para vocear melones, y el programa del que me he servido para mezclar y ecualizar, que se supone graba en multipista, va acumulando adelanto en la pista segunda (no he querido aventurarme más allá) hasta desincronizarla completamente. Si a pesar de todo, por eso mismo o según y cómo, júzguenlo ustedes.




4 comentarios:

Candelero dijo...

Muy hermoso. Gracias.

Anónimo dijo...

Me gusta cuando, al final de la canción, flota un solo de guitarra, que muestra al oyente el andamiaje armónico de la obra, una obra que pareciera no haber reposado sobre andamiaje alguno; y andamiaje que consiste sólo en una leve marea de granos de luz.

Anónimo dijo...

Se me olvidó firmar. Soy (era) Grifo. No sé si hacía falta a estas alturas. saludos otra vez.

Grifo

Al59 dijo...

Gracias, Candelero y Grifo. Es sólo un esbozo de cómo podría o debería quedar, pero tiene ese no sé qué de las cosas recién hechas. Es curiosa la confluencia de entradas e intereses: aunque dudo que se note, hay una reminiscencia del Light my fire de The Doors en el salto del Fa# menor final de cada secuencia al La menor inicial de la siguiente (de hecho, no sabría decir si la canción está en La menor o en Mi menor; ¿qué opinas, Grifo?).