domingo, 13 de enero de 2013

Del túnel el tren


Pues algo quedaba, sí: aún otra canción de Valorio 42 veces, que se ha hecho casi sola mientras repasaba el libro con la guitarra al lado, no fuera a ser que. Y lo fue.

Esta canción está fechada en el año 59. Por el contenido, parece uno de los momentos bajos de la relación amorosa: quien nos habla es consciente de que pierde ya la mano de su amada, que se va de su lado tras jugar sus cartas con alguna trampa que otra. A pesar de todo, cierra el texto con una confesión de amor ('jamás, amor, te quise tan dulce y tan bárbaro') que recuerda la crecida de la pasión que se seguía, inopinadamente, de la victoria de la rutina en uno de los sonetos anteriores, del 44: Cuando iba ya a quedarse en nuestras manos.

Así va:


XVII

Del túnel el tren:
de los álamos susto de pájaros.
¡Adiós, amor,
por el valle dorado!

¿Quién dijo «tú, tú»?
¿Quién dijo «tus trémulos párpados»?
Adiós, amor.
No hay amor sin engaño.

Al mar me voy:
me voy a los cierzos del páramo.
¡Adiós, amor,
y con el mazo dando!

Ni tú ni yo
ni violetas al pie del carámbano.
Adiós, amor,
que me voy de tu lado.

Jamás, amor,
te quise tan dulce y tan bárbaro
como hoy, que ya
se me pierde tu mano.


1959

Edito para añadir una versión instrumental de la canción, con sugerencias muy enriquecedoras del maestro Aníbal:


1 comentario:

Gharghi dijo...

Desaparezco unos días de la red y te descuelgas con dos temones. Algo tienen los poemas de Agustín que los haces tuyos al musicarlos. Y me encanta.