sábado, 19 de enero de 2013

Jose la Bella


La canción de hoy, la número XXIX de Valorio 42 veces, es una de las pocas en que la amada recibe nombre: Jose la Bella (Yosefe en la VIII; en la número I se habla de san José, jugando quizá con la homonimia). Así me sonaba hoy (con algún error en la letra, como siempre, y una tos importuna):


XXIX 

Entre tu cuello y tu hombro
hay un nido de besos,
Jose la Bella. —Ay,
los pájaros volaron,
los vientos se llevaron las briznas.
Y sin embargo,
yo sé
sé dónde es.
El nido trina en mi recuerdo.

En el cuenco de tu mano,
una rosa de sueño,
Jose la Bella. —Ay,
ya nadie la regaba,
hormigas sus cenizas robaron.
Y sin embargo,
yo sé,
sé dónde es.
Tiembla la rosa en mi recuerdo.

En la comba de tus corvas,
un rebaño de ciervos,
Jose la Bella. —Ay,
vino el tiempo de caza,
por sotos y por valles huyeron.
Y sin embargo,
yo sé,
sé dónde es.
Pace el rebaño en mis recuerdos.

Y en lo alto entre tus piernas,
una casa con pozo
y fuego en invierno. —Ay,
hubo una larga guerra,
arrasáronla los negros caballos.
Y sin embargo,
yo sé dónde es,
Jose la Bella.
En su hogar viven mis recuerdos.


1971