miércoles, 23 de enero de 2013

La barquichuela


Vuelvo de los sonetos (que no de la nieve) a los cantos de Valorio 42 veces. La música del que sigue me ha salido esta tarde con cierta sorpresa, porque no es un palo que yo haya tocado otras veces, al menos que recuerde. Hace un juego curioso con la letra. Ahí va.


XIII

Mira: aunque me veas
que de la orilla
desamarro un día
la barquichuela
y abro la ancha vela
y te beso y digo
«Adiós para siempre»,

sábelo: aunque un día
mirando al cielo
coja aljaba y arco
y al cielo marche
a cazar el sol
y en silencio os deje
a ti y a los niños,

tú confía, hermana:
vendrá otro día,
marzo aún vendrá,
y una mañanita
volveré a cortarte
para tu santo
algunas violetas.

1955