miércoles, 7 de junio de 2006

Don dina daina


Tiempo de exámenes, evaluaciones, incordios. Ser trasnochador y, a pesar de ello, caer profundamente dormido antes de las diez, sin tiempo de cenar ni cambiarse de ropa. A las tantas, despertarse con el paladar en llamas y entonar en defensa propia estos versos de Agustín / Amancio Prada:

Me ha despertado
de madrugada

la sed

del agua lejana.


La dejó irse,
ahora le falta.
No volverá.

Don dina daina,

las torres de París
repicaban,

hablaban.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha despertado
de madrugada
la sed
del agua lejana.

La dejó irse, ahora le falta.
No volverá.

Bonitos estos versos. Y más bonita aún la elección de la viñeta, como la mejor imagen del agua. Dan ganas de ponerse a beber.
En cuanto a esta linda canción, no sé si entiendo bien la letra, si se da algún contexto que desconozca, etc...
Hay un personaje al que despierta la sed del aguan lejana.
Y, a continuación, aparece un tercero: 'la dejó irse' ¿Quién?
¿Es posible una errata: 'la dejé irse'...?
Por lo demás, el poema es de un efecto pleno.
Saludos y ánimos en la recta final.

Grifo

El transcriptor dijo...

Texto en el libro de Agustín García Calvo, "Canciones y soliloquios" (Lucina, 1982)

Me ha despertado
de madrugada
la sed, la sed, la sed
del agua lejana.

Don dina daina,
las torres de París
repicaban, hablaban.

La dejó irse.
Ahora le falta.
No volverá a verla.
Don dina daina


Saludos

Al59 dijo...

Gracias, Transcriptor.